Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Y ahora, Ignacio González. ¿A qué espera, señora Aguirre?

José María Izquierdo analiza los casos de corrupción del PP madrileño

¡Hay que ver qué mala estrella persigue a la pobre Esperanza Aguirre, siempre tan digna, para que sus hombres de confianza, uno tras otro, acaben todos en los juzgados, con miles de billetes mariposeando a su alrededor! El primero en caer, por citar tan solo a los más preeminentes, fue el viceconsejero que ponía las sillas, Alberto López Viejo, que se lo llevaba crudo con los chicos de la Gürtel.

El segundo fue Francisco Granados, su secretario general del partido y consejero de varias cosas desde 2004 a 2011, ni más ni menos que siete años, del que todos sabemos sus muchos negocios y sus muchas cuentas, tantas que le han llevado a la cárcel de Estremera, donde tan apaciblemente juega a las cartas con los demás presos.

A Granados le sucedió como secretario general Ignacio González, ocupando el mismo despacho de la primera planta de Génova 13, el reino de Esperanza Aguirre, donde ha permanecido otro cinco largos años, en los que además ha tenido tiempo de presidir la Comunidad de Madrid. Pues ahí le tienen ustedes: con el ático de Marbella en los juzgados. Cruza ese charco de corrupción el negocio inmobiliario, en el que durante demasiados años han volado cantidades astronómicas de dinero. Justo, justo, desde el famoso tamayazo.

¿Y todavía se empeña usted, doña Esperanza Aguirre, en aferrarse a ese sillón del Ayuntamiento?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?