Lunes, 10 de Mayo de 2021

Otras localidades

PALMERAS SALVAJES

El Valle de las Víctimas

El Valle de los Caídos es una de las asignaturas pendientes. Recordemos la histeria cada vez que alguien propone algo con ese museo de vencedores

Estuve en el Valle de los Caídos y fue, como preveía: una visita bastante surrealista. Surrealista por el turismo delicado que atraía, que al menos el día que fui era un turismo morboso. Y porque ya en el templo aquel día había alguna zona con goteras, y por tanto se estaba fregando continuamente el suelo. De esta forma, delante de la tumba del dictador estaba colocado un cartelito de esos amarillos que avisan de suelo resbaladizo, que dice, básicamente, que no se pise lo fregado. Así que allí estaba Franco, con sus flores frescas diarias, homenajeado como un salvador, y un aviso de que no se pisase el suelo bajo el que estaba enterrado. No en atención a su memoria, sino para no caerse.

Manuel Jabois en los estudios de la Ser / CADENA SER

El Valle de los Caídos es una de las asignaturas pendientes. Recordemos la histeria cada vez que alguien propone algo con ese museo de vencedores. Cada vez que se habla del Valle aparece por algún lado un tonto útil pidiendo paz para los muertos, como si alguien estuviese pensando en resucitarlos. En realidad lo que se reclama, y en España se reclama mucho, es paz para la dictadura.

Y de esta manera, a base de exigir que no se remuevan culpas, que no se abran heridas, que no se mire atrás, lo que consiguen, esos tontos útiles e inútiles, es no reparar la memoria de las víctimas. En el caso del Valle de los Caídos, no reparar la memoria de las víctimas es no ponerles un nombre, no identificarlas. ¿Parece mucho? Bueno, pues hay gente a la que le parece excesivo que otros conozcan dónde están sus muertos, y quiénes son.

Conocidas las respuestas a estos qués, vendría después la respuesta al por qué. Al por qué hay víctimas almacenadas como material de trabajo sobrante en el mismo lugar que su verdugo, y por qué es el verdugo el que tiene nombre en placa, por qué al verdugo se le colocan flores frescas cada mañana y quién les paga. Y se le pone delante un cartelito de no pisar porque le rodean las goteras. En España preguntar por la dictadura es pisar lo fregado.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?