Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Mª Fernanda: "Todas las historias comparten algo: cuando contamos quiénes somos, estamos vivos"

Es escritora, oradora y también panadera. El hecho de compartir siempre las anécdotas y vivencias personales con pastas y pan sobre la mesa, le inspiró para crear la panadería literaria

En esta sociedad en la que ya existen todo tipo de híbridos: cafeterías bibliotecas y librerías, la fusión de flamenco y funki, bocadillos de chocolate y chorizo... una delicia para algunos, parece que ya está todo inventado... pero buscando y buscando por internet, una no deja de sorprenderse de lo que hay a lo largo y ancho del mundo. Una panadería literaria en la Argentina profunda. La protagonista de la historia se llama María Fernanda, nació en Buenos Aires, y es escritora, oradora y sobre todo, panadera. Un día, se le encendió una bombilla:

Así surgió el proyecto Panadería Literaria: una relación de amor verdadero entre el pan y los cuentos, las historias... que María Fernanda nos cuenta muy bien. Pero. ¿por qué el pan, y no otro alimento, María Fernanda?

Y esta cercanía al pan, le motivó a buscar el significado de una palabra: "compañero".

Qué palabra tan coloquial y qué significado tan trascendente! Y vaya mezcla, estarán pensando... pan y cuentos. Pues sí, disculpen, compañeros. Sin embargo, ella lo vive de una manera muy muy natural: lo mamó en su propia familia: Sus abuelos eran de origen español y uno de sus tíos, el tío Julio fue quien hizo florecer su vena de cocinera oradora:

Entonces, ella misma comenzó su viaje virtual, como ella lo llama. Seis meses imaginando rutas que recorrería por su enorme país para escuchar las historias de quien quisiera contarlas. Reconoce que la gente de alrededor le decía: ¿Pero crees que con lo cerrados que son los pueblos te van a contar la historia de sus vidas sin conocerte de nada? Y tal pregunta se fue contestando sola en cada cada nuevo destino, donde se juntaban con la gente para hacer pan y contar y escuchar historias. Durante este año que estuvo viajando, entendió que el pan era un doble alimento, y que tenía una gran simbología: está convencida de que cuando nos ofrecen pan en un país, es mucho más que pan.

Y por supuesto, la historia. El cuento que se comparte hace crecer una parte muy personal e individual, pero sin duda también la libertad cultural:

Y la libertad, también la da la autosuficiencia. María Fernanda tuvo la experiencia de ser libre y autónoma, independiente: se juntaron un grupo de personas para experimentar lo que ella define como el círculo mágico de la vida:

Y este mágico universo paralelo con aroma a pan recién hecho... llega a su fin, pero con un final feliz, como no podría ser de otra menera... con la historia de Juan Panadero. Él era un hombre que tenía un horno de pan en su casa y que puso también una tiendita. Él sabía que muchas veces, el pan que hacía muchas personas no lo podían comprar, a pesar de ser económico. Su pan era delicioso y además tenía también algo de magia. Entonces...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?