Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

Qué hacer si te dan calabazas

Es lo mejor que te pueden pasar para comer bien en otoño

Que te den calabazas es lo mejor que te puede pasar en otoño /

Que te den calabazas no solo no es malo, sino que es una de las mejores cosas que te pueden pasar si quieres comer bien en otoño. Si te toca ir a ti a comprarla, escoge siempre ejemplares firmes y que pesen bastante en proporción a su tamaño. Si se trata de calabazas grandes, su piel debería ser gruesa: si es demasiado fina puede no estar suficientemente madura. Las más pequeñas o alargadas, de piel fina, no deben tener golpes ni marcas.

Una calabaza grande entera puede aguantar meses en buenas condiciones, pero si la has comprado troceada lo mejor será que la guardes en la nevera y la consumas cuanto antes. Prueba a hornearla hasta que esté tierna y dorada, y tendrás una calabaza perfecta para comer tal cual con un poco de mantequilla, sal y pimienta, preparar una ensalada tibia con un poco de cuscús, pasas y perejil o un puré con el extra de sabor que le aporta la caramelización.

Elegir bien la variedad es clave para que el plato que vas a preparar sea un éxito. Si escoges una ‘cabello de ángel’ encontrarás una pulpa dulce y de color claro que se deshace en hilos, como el dulce que lleva su nombre y se consigue cociéndola en almíbar. La espagueti puede hacerse al horno, cocida o al microondas, y también se convertirá en largos hilos que podemos aliñar como si fueran pasta.

La violín, la potimarrón y la Cucurbita pepo -conocida como “calabaza de Halloween”- tienen la carne más dura y compacta, y son perfectas para purés y cremas, estofados o para asar. Con ellas puedes hacer un curry vegetariano: rehoga un poco de cebolla y ajo, dora la calabaza, zanahoria y chirivía y añade la pasta de curry y leche de coco (si lo quieres más ligero, mezclada con caldo). Sírvelo con un buen puñado de pipas de calabaza y, si te gusta, unas hojas de cilantro.

También puedes preparar un estofado otoñal con contramuslo de pollo, dados de calabaza y tus setas favoritas: añade la cucurbitácea -así se llama la familia vegetal de nuestra protagonista de hoy- cuando queden diez minutos para que el pollo esté listo para que conserve su forma y algo de textura. Si le añades una cucharada de pasta de miso o soja al líquido de cocción, ganará en profundidad sin tener que hacer un caldo. ¿A que ahora te apetece que te den calabazas?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?