Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 26 de Febrero de 2020

Otras localidades

¿Qué le pasa a Van Morrison?

El músico norirlandés edita su tercer álbum desde septiembre de 2017

Van Morrison durante una actuación en 2015 /

Tres discos en siete meses, ese es el bagaje musical de Van Morrison. Un disco innecesario de versiones de blues (Roll with the punches), un álbum excelso de jazz que mezclaba standars y temas nuevos (Versatile) y un trabajo para revisar algunos de sus grandes temas junto al organista de jazz Joey DeFrancesco (You’re Driving Me Crazy).

Tres álbumes en algo más de medio año que rompen la pauta habitual de trabajo del veterano músico, los mismos que había grabado en los últimos cuatro años. ¿Qué ha llevado a Morrison a alterar su ritmo de trabajo? A su edad, 72 años, Morrison se ha ganado el derecho a hacer lo que quiera. En 2016 editó Keep me singing, su último disco con todos los temas propios, y aquel álbum confirmó que el músico estaba en muy buena forma. Esa buena forma se ha transformado en una extraña hiperactividad en la que abundan las versiones, algunas geniales y otras francamente innecesarias.

La explicación a esta vorágine musical se puede encontrar en su reciente divorcio. El pasado mes de marzo, Morrison confirmó con un comunicado de prensa su separación de Michelle Rocca, pareja del cantante desde 1990. La soledad puede estar detrás de esta abundancia discográfica. Quizá las condiciones de la separación hayan llevado al músico a buscar nuevos ingresos o quizá sea todo más sencillo y responda a que Morrison se aburre y donde mejor se lo pasa es en un estudio.

La idea de que es el dinero lo que mueve a Morrison en los últimos meses sea quizá también la razón que lo ha llevado a ponerse en la primera línea de varios festivales de rock, algo que el músico ha evitado a lo largo de su carrera. El año pasado el músico de Belfast encabezó el cartel del Primavera Sound de Barcelona y este verano hará lo propio en el Azkena de Vitoria. Dos citas que llaman la atención dado lo poco habitual que es ver a Morrison en este tipo de eventos dada sus cuidadosa selección de los auditorios en los que ha actuado.

La nueva entrega de Morrison resulta, sin embargo, cautivadora. You’re Driving Me Crazy conjuga standars atemporales del jazz de sus maestros con la revisión de viejas composiciones clásicas de Morrison, ocho de las quince canciones llevan su firma con mención especial a The Way Young Lovers Do, Goldfish Bowl o Have I Told You Lately. Temas que ganan una enorme profundidad con las teclas de DeFrascensco, veterano de la escena jazz que grabó con Miles Davis.

El nuevo ritmo de Morrison desconcierta, más si ponemos enfrente la nueva tendencia de los músicos a retirarse del estudio o de los escenarios. Morrison responde a cada nueva vela en la tarta de su vida acelerando el ritmo. Se agradece. Con sus aciertos y sus fallos, todos los discos de Morrison tienen algo. Lo que quizá se echa más de menos es que dado el nivel de Keep me singing el músico se haya entregado a las versiones en lugar de a estrenar temas propios.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?