Últimas noticias Hemeroteca

La Pepa, la primera Constitución

Una Constitución es un documento legal de rango fundamental por el que se rige la vida política de un país. En ella se recogen los derechos y libertades que se reconocen y garantizan durante un determinado periodo de tiempo y además son los dogmas o postulados sobre los que descansa el sistema político democrático. Lo cierto es que las Constituciones, desde su origen. fueron el instrumento fundamental de la ideología liberal que terminó por destruir el Antiguo Régimen

Hasta ocho textos constitucionales se han proclamado en España en los últimos 200 años de su historia. Desde «La Pepa», de 1812, hasta la Carta Magna de 1978, hoy vigente, otros seis textos han nacido fruto del consenso de distintos momentos históricos, cada uno con sus vaivenes y polémicas.

La Constitución de Cádiz, aprobada el 19 de marzo de 1812, festividad de San José, conocida por eso como la Pepa, es la primera Constitución propiamente española, ya que el Estatuto de Bayona de 1808 no dejó de ser una “Carta otorgada” por el rey José I, marcada por el sello napoleónico. La constitución de 1812 enlazaba con las leyes tradicionales de la Monarquía española, pero, al mismo tiempo, incorporaba principios del liberalismo democrático, tales como la soberanía nacional y la separación de poderes. En su origen, por las circunstancias políticas y militares en las que surgió, en plena guerra de la independencia, se produjeron muchas anécdotas y curiosidades que son dignas de resaltar. Por ejemplo, durante la etapa constitucional nacieron muchos clásicos gastronómicos, como latortilla francesa o la mahonesa que, según la leyenda, surgió en Menorca durante dicha guerra. Y, por supuesto, la lotería moderna nacional, con su sorteo extraordinario, que nació en Cádiz en 1811, por iniciativa de Ciriaco González para aportar fondos a la Hacienda Pública que se quedó resentida por la Guerra de la Independencia.

¿Por qué fue tan importante la Pepa? A lo largo de sus384 artículos, el texto reconocía por primera vez algunos derechos que, si bien hoy nos pueden parecer básicos, en aquella época supusieron toda una revolución. Por ejemplo, se recogía por primera vez el derecho de propiedad y la inviolabilidad del domicilio particular. Durante su corta vigencia, marcó una serie de pautas que luego se tuvieron en cuenta en otras constituciones posteriores. Una pena que Fernando VII la derogara a su vuelta a España en 1814, implantando de nuevo el más férreo absolutismo durante seis años.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?