Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

Un tsunami es duro, un tsunami de azúcar es mucho peor (y más ridículo)

Hoy se cumplen cine años de la avalancha de melaza que sufrió la ciudad de Boston en 1919. Aún hubo gente que dijo que aquello era un ataque terrorista

En el siglo XIX se puso de moda entre ciertos jóvenes de vida fácil un movimiento conocido como Romanticismo. Consideraban que cualquier tiempo pasado fue mejor y también tenían una fascinación mórbida con los cementerios y la muerte en general. En lugar de verla como algo negativo, hablaban de la dulce muerte y suspiraban por su abrazo.

Desconozco si en el Boston de hace 100 años había mucha gente que se identificara con los puntos de vista de los románticos. Pero lo cierto es que muchos vieron cumplido, y de forma muy literal, el deseo de esos jóvenes poetas.

Porque el 15 de enero de 1919, la parte más costera de la capital de Massachusetts se vio invadida por una ola que no era precisamente de agua. Era melaza. Una ola negra, líquida y dulce de unos 3 metros de alto se expandió por las calles del barrio de North End. Una ola que tumbó edificios, aplastó tranvías y se llevó en su dulce abrazo a 21 personas.

El culpable de esta tragedia había sido un tanque de almacenaje de melaza que había reventado. Los propietarios, viendo la que les venía encima, dijeron que había estallado por un atentado terrorista de los temibles anarquistas. Después de años de investigación, quedó claro que los únicos terroristas habían sido ellos.

A día de hoy, los vecinos del barrio siguen tomando el café sin azúcar. Bueno, esto me lo he inventado un poco, pero sería bien bonito.

SI TE HAS QUEDADO CON GANAS DE MÁS...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?