Últimas noticias Hemeroteca

El laboratorio subterráneo que esconde la basílica del Valle de los Caídos

Por primera vez un medio de comunicación entra en el Laboratorio de Gravimetría y Mareas instalado en la basílica del Valle de los Caídos, una referencia internacional en gravedad absoluta

En el valle de Cuelgamuros, esa enorme superficie granítica surgida de las profundidades cuando la Sierra de Guadarrama era un magma incandescente, no solo se levanta el monumento a los caídos en la Guerra Civil y la tumba del dictador Francisco Franco, allí está instalado el Laboratorio de Gravimetría y Mareas del Valle de los Caídos, dependiente del Instituto de Geociencias del CSIC. Está enterrado en dos sótanos en los bajos de la basílica. No es muy conocido y la SER ha tenido la oportunidad de visitar sus instalaciones y entrevistar a sus responsables. José Antonio Marcos y Miguel Ángel Aguilar han pasado una jornada con Valentín García Baonza, director del laboratorio, y Emilio Vélez y Rodolfo Pozuelo, técnicos de investigación. Es la primera vez que un medio de comunicación entra en estas instalaciones.

Fotogalería | Así es el Laboratorio de Gravimetría y Mareas del Valle de los Caídos / JOSÉ A. MARCOS

¿Por qué se instaló en el Valle de los Caídos?

El Laboratorio de Gravimetría y Mareas se instaló en el Valle de los Caídos por la gran estabilidad geológica y el aislamiento de la zona, dos características que garantizan la precisión de las medidas. De hecho, investigadores de varios países acuden a estas instalaciones para comprobar que sus instrumentos dan el valor de referencia de la gravedad absoluta. Se trata de un laboratorio de referencia internacional.

¿Qué se hace allí?: mareas terrestres y gravedad absoluta

José Antonio Marcos y Miguel Ángel Aguilar, junto a Valentín García Baonza, director del laboratorio, y Emilio Vélez y Rodolfo Pozuelo. / CADENA SER

En este austero laboratorio geofísico subterráneo se trabaja desde 1974 y su misión es medir las mareas terrestres, estudiar la gravimetría y la gravedad absoluta. Cuentan con herramientas para medir temperatura y humedad relativa para controlar las variables ambientales que pueden afectar a la gravedad.

La corteza de la tierra no es rígida, algo que ya ha explicado la tectónica de placas: los efectos gravitatorios de la Luna, el Sol, la velocidad de rotación de la Tierra y la existencia de continentes influye en las mareas terrestres. Por eso otra de las instalaciones que hay en la basílica es una estación sismográfica perteneciente a la red nacional.

Mapa con el proyecto de la red internacional de estaciones de medidas absolutas de la gravedad. / JOSÉ A. MARCOS

Esos movimientos de la corteza afectan a la gravedad, que sufre variaciones, y es muy complicado encontrar lugares donde esa variación sea mínima; uno de esos lugares es este Laboratorio de Gravimetría y Mareas. Al calibrar allí un instrumento se logra una exactitud que supone una singularidad a nivel mundial. Las medidas con el gravímetro absoluto se hacen desde un pilar anclado a un lecho de roca madre y estable para la observación.

Las medidas con el gravímetro absoluto se hacen desde un pilar anclado a un lecho de roca madre y estable para la observación. / JOSÉ A. MARCOS

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?