Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Sigue en vídeo la entrevista a La Maravillosa Orquesta del Alcohol

Por qué el documental que defiende a Michael Jackson no compromete las acusaciones de abuso

En 'Neverland Firsthand' hablan familiares, amigos y gente cercana en un intento de rebatir las acusaciones de abuso contra Michael Jackson expuestas en el documental de HBO

Michael Jackson durante una actuación en Ámsterdam en 1997 /

Leaving Neverland, el documental de HBO sobre los presuntos abusos sexuales cometidos por Michael Jackson contra Wade Robson y James Safechuck, ha supuesto un enorme terremoto mediático. La familia del difunto músico intentó parar la emisión y ha denunciado a la productora con 100 millones de dólares.

Desde entonces el mundo se divide entre quienes creen el relato de los dos jóvenes y quienes defienden a capa y espada la inocencia de Jackson y acusa a Robson y a Safechuck de buscar dinero a través de una mentira irreparable.

Este mes ha llegado el contrapunto a Leaving Neverland, un documental titulado Neverland Firsthand realizado por Liam McEwan y dirigido por Eli Pedraza con testimonios de familiares y amigos de Jackson. El documental, colgado en YouTube, muestra otra cara de los niños supuestamente abusados por Jackson, pero en él apenas hay argumentos que realmente desmonten sus declaraciones.

“Wade era mi novio”

Uno de los primeros testimonios de Neverland Firsthand es el de Brandi Jackson, sobrina de Michael. Brandi asegura que fue pareja de Wade Robson desde que eran unos niños y que la relación duró casi siete años, hasta que Wade la engañó con otras chicas. La sobrina de Jackson califica a Wade de oportunista, de saber usar su posición para conseguir ventajas financieras.

“Wade asegura que estaba en una relación con mi tío, que estaban enamorados y que mi tío le mantenía alejado de las chicas, lo que no es verdad”, asegura Brandi, que se muestra sorprendida por no ser ni mencionada en el relato de Robson. A pesar de la dura crítica de la joven nada de lo que dice llega a cuestionar que el músico abusase de Robson una vez se cerraban las puertas del dormitorio aunque desmonta la idea que genera el documental de que Robson estaba siempre solo con Jackson cuando los propios sobrinos del músico estaban en la casa y tenían relación con el chico.

Fans de Michael Jackson se manifiestan delante del edificio de la televisión holandesa NPO contra la emisión del documental Leaving Neverland / Dingena Mol (EFE)

“Ningún niño tenía pinta de estar estresado”

Otra de las voces de este nuevo documental es la de Brad Sundberg, técnico de grabación de Jackson, que asegura que el estudio no era un lugar frecuentado por niños, pero no niega que el abusado estuviese en él. Sundberg asegura que como padre es consciente de lo que son y sienten los niños y asegura que nunca vio a ningún niño que le pareciese “afligido, estresado o abusado”.

Estas declaraciones no contradicen el relato del documental de HBO. Los dos protagonistas de Leaving Neverland vivieron aquellos años como una relación de amor, adoraban a Michael y no se sentían incómodos en su presencia. Los traumas de los abusos, como muestran en el documental, aparecieron muchos años después.

LAS ACUSACIONES DE LA TOYA JACKSON

Estos días ha vuelto a cobrar vida en las redes sociales el vídeo de La Toya Jackson, hermana de Michael, en el que acusaba a su hermano de abusar de los niños. “Debo confesar que esto es muy difícil para mí, porque Michael es mi hermano y le amo profundamente, pero no puedo y no quiero ser una colaboradora silenciosa de sus crímenes contra niños pequeños e inocentes. Y si me quedo callada, solo alimentaría la culpa y la humillación que esos niños sienten ahora”, señalaba la oveja negra del clan en diciembre de 1993 tras el primer juicio contra su hermano que se saldó con un millonario acuerdo extrajudicial. La Toya aseguraba que había visto a su hermano firmando cheques “de grandes sumas de dinero”. “Esta es la primera vez que hablo del tema, nunca he querido hablar de ello, pero creo que es muy triste porque yo también soy una víctima, sé lo que se siente: estos niños van a estar asustados el resto de su vida y no quiero ver a ningún otro niño inocente afectado de esa forma”.

La madre del clan Jackson aseguró que su La Toya estaba mintiendo y que decía estas cosas por dinero y controlada por su marido y manager. En 2011, La Toya publicó su autobiografía tras divorciarse y se retractó de las acusaciones contra su hermano.

“No puedo poner la mano en la Biblia y asegurar que nada sucedió en esa habitación, pero no hubo muchas ocasiones. Recuerdo ver a Wade una o dos veces en el estudio. No era una presencia habitual y nada me llevó a pensar que allí estuviese sucediendo nada”, explica el técnico, que también fue el responsable de la instalación de vídeo y sonido en la casa de Jackson y que defiende que Neverland era un lugar de paz, un sitio seguro, un lugar divertido diseñado específicamente para niños poco privilegiados. “He estado en todos los rincones de Neverland. ¿Qué si había pestillo? Claro, era un dormitorio. No había nada que te hiciese pensar que había algo raro allí”, asegura, más allá del hecho de que un hombre adulto compartiese dormitorio con niños pequeños. La figura de Sundberg se refuerza por el hecho de que llegó a denunciar a una persona cercana por otro caso de abusos. “No estoy protegiendo a mi amigo. Metería entre rejas a cualquiera que hiciera daño a un niño”. Un testimonio interesante pero que realmente no aporta mucho en cuanto a cuestionar las acusaciones. Reconoce que el chico estuvo donde dijo que estuvo y que había pestillos en los dormitorios. Su único argumento es una impresión personal basada en el aspecto que tenían los niños que acompañaban a Jackson.

“Nunca pensé que estuviese en el lado equivocado”

Neverland Firsthand cuenta también con el testimonio de Scott Ross, investigador privado contratado por la defensa de Michael Jackson en el juicio de 2005. “Nunca pensé que estuviese en el lado equivocado”, sostiene Ross, que defiende la veracidad de los testimonios judiciales de Wade Ronson, claves para desmontar las primeras denuncias contra Jackson. “Si en algún momento hubiese pensado que Wade Robson no estaba diciendo la verdad no hubiese sido mi primer testigo. Fue el primer testigo porque era el que más credibilidad tenía y el más creíble”.

Ross asegura que era imposible que su testigo estuviese mintiendo. “Wade tuvo que afrontar las preguntas de tres experimentados fiscales. ¿Cómo no fueron capaces de derribar la historia de Wade si estaba mintiendo? Fueron muy duros con él y la razón por la que no cambió su historia es porque estaba diciendo la verdad”. Un argumento interesante, aunque Robson no habló de los abusos de Jackson ni a sus padres, ni a sus hermanos durante años. Tampoco a su mujer ni a los psiquiatras que visitó años después. En parte porque Wade no era entonces consciente haber sido abusado, algo común en los perfiles de las víctimas de pederastia.

El investigador también ataca la versión de James Safechuck, que alegó en el documental que se negó a defender a Jackson en 2005 reconociendo los abusos a su madre y provocando el enfado del músico, que nunca volvió a hablar con él. “El nombre de Jimmy Safechuck nunca estuvo sobre la mesa durante el juicio. No trabajamos con él ni preparamos nada con él. Nunca pensamos en que testificara”, asegura Ross. Aunque Safechuck no dice que hablase con los abogados de Jackson, solo que se negó ante el músico a declarar.

Intereses económicos

Michael Jackson en un avión con James Safechuck / HBO

El segundo miembro del clan Jackson en ofrecer su visión del caso es su sobrino Taj, que repite el extendido argumento de que su tío se rodeaba de niños porque no tuvo infancia y cuestiona las notas que enviaba a los niños por fax asegurando que era su forma de ser y que él también las recibía.

Taj Jackson ataca a Wade Robson recordando que en 2011 Wade subastó algunos objetos de valor que pertenecieron a Michael alegando que necesitaba dinero y que en 2011 participó en el casting del espectáculo sobre Jackson que preparaba el Circo del Sol, además de asistir al evento privado tras la muerte del músico.

Los argumentos de Taj Jackson intentan apuntar a intereses económicos tras la denuncia contra el músico, pero esta línea puede cuestionar los intereses del chico, pero no su relato en cuanto a lo que sucedió entre él y Michael durante años.

“Copiado de un libro”

Tras centrar la mayor parte del documental en la figura de Wade Robson el final de Neverland Firsthand se centra en el testimonio de James Safechuck. Charles Thompson, periodista especializado en investigación criminal, un británico conocedor del caso Jackson, cuestiona que ambos niños declarasen primero a su favor y subraya que desde que han hecho públicas sus historias han cambiado sus versiones. “Wade aseguró que no era consiguiente de ser víctima de abusos y luego dijo que si lo era pero que quería salvar a Michael testificando a su favor”.

Thompson asegura que según el documental de HBO avanza todas las evidencias de abuso desaparecen y apunta a que el relato de Safechuck puede estar sacado de un libro. "Es una cuestión de interpretación”, señala. "Hay un libro de un tipo llamado Victor Gutierrez que en los noventa publicó un relato titulado Michael Jackson was my lover basado en la historia de Jordan Chandley, el primer niño en denunciar al músico. Es como un 50 sombras de Grey para pedófilos”. Thompson apunta a que muchos de los detalles de ese libro son muy parecidos a las alegaciones realizadas por Safechuck. “No puedo decir que Sufechuck copiase del libro pero hay notables similitudes”.

A pesar de ello, Liam McEwan lee algunas de las similitudes que hay entre el libro y la el testimonio de Safechuck, sin que realmente comprometan el relato del denunciado más bien confirma el método de Jackson como depredador sexual.

Los distintos testimonios y las acusaciones contra Wade Robson y James Safechuck pueden crear ruido y cuestionar la exactitud de su relato o arrojar dudas sobre sus personas, pero no consiguen derribar sus historias, el extenso y detallado relato de cómo el Rey del Pop abusó sexualmente de ellos durante años. Neverland Firsthand es un breve y poco contundente intento de defensa de Michael Jackson, pero que aunque muestra varias voces autorizadas no puede realmente alegar que cuando se cerraban las puertas de los cuartos, cuando el músico se quedaba a solas con los niños, no sucediese nada de que han contado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?