Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El primer día de la Guerra Civil

En el año 1936, España llevaba cinco años como república, después de conseguir librarse tanto del dictador Primo de Rivera como del monarca que había hecho posible su dictadura, Alfonso XIII

()

Una cosa es querer un país nuevo y otra muy distinta es tenerlo. No basta con cambiar la etiqueta para crear un producto nuevo. Más de cien años antes, Mariano José de Larra ya hablaba de “las dos Españas”: una que luchaba por salir del oscurantismo y entrar en la Ilustración, y otra que insistía en que la religiosidad, la injusticia y el inmovilismo eran justamente la esencia patria.
En realidad, Españas había muchas. Había monárquicos, carlistas, falangistas, comunistas, anarquistas, catalanistas y unos cuantos istas más. Pero también es cierto que a partir del 18 de julio de 1936 todos estos colectivos se aglutinaron en dos bandos. O mejor dicho, en dos frentes, porque ese día empezó uno de los episodios más negros de nuestra historia: la guerra civil. O, como prefirió llamarlo el bando ultraconservador: la cruzada nacional.
El ejército, que no había destacado nunca por ser una fuerza de progreso, estaba en su mayor parte descontento con la República, que además quería reducir sus efectivos, y, por tanto, su poder. Varios generales, entre ellos un tal Francisco Franco, acordaron levantarse en armas y dar un golpe de estado, esperando que la mayor parte de la población se pusiera de su lado, ya fuese por miedo o por convicción. Este plan les funcionó en algunos puntos de la península, pero no donde estaba concentrada la mayor parte de la población; por tanto, el conflicto armado era inevitable. Un conflicto en el que no sólo murieron cientos de miles de personas: murió también la esperanza de un país mejor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?