Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 27 de Enero de 2020

Otras localidades

Dolores Delgado: "Lo que hemos visto es al Estado recuperar un espacio que ocupaba el dictador"

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, ha negado esta noche en 'Hora 25' que la exhumación de Franco obedezca a fines electoralistas. "Era una exigencia de organismos internacionales y del Parlamento"

  • Escucha la entrevista a Dolores Delgado en 'Hora 25':

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, ha pasado este jueves por 'Hora 25', con Pepa Bueno, en el histórico día de la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Delgado ha estado este jueves en el Valle y ha presenciado las labores de exhumación e inhumación y ha viajado en el helicóptero Super Puma del Ejército que ha trasladado el féretro del dictador desde el Valle de los Caídos. Delgado ha dado fe de toda la operación en condición de notaria mayor del Reino. 

Déjeme empezar por una paradoja. Usted, una mujer, la notaria mayor de la exhumación de un hombre cuyo régimen recortó las libertades a las mujeres…

Lo que ha pasado nos trae una España del siglo XXI. Estamos en una España del año 2019, en la que las mujeres tenemos un papel importante en la sociedad. Hechos como los de hoy demuestran que España está ahora mismo a la vanguardia de muchas cosas. Simbólicamente hemos podido representarlas hoy a través de este acto.

La familia Franco ha puesto muchos obstáculos a todo el proceso ¿También hoy una nieta de Franco, dentro de la basílica, ha dicho “se está profanando la tumba”?

El desarrollo del acto tenía dos partes. Mi función era como notaria mayor del Reino, que es un cargo que va unido al de la ministra de Justicia. Había dos actos: primero la exhumación, después el traslado y después la reinhumación. Mi función era ver oír y anotar aquellas circunstancias de las que tengo que dar fe. Cómo se estaba desarrollando el acto. Mi deber era mantener una posición muy institucional porque era una cuestión de Estado que nos afecta a todos como españoles. El acto ha tenido un desarrollo material sin mayor problema. Se mezclaba el acto material con una parte emotiva porque estábamos viviendo... Estábamos viviendo algo histórico, acabar con un anacronismo, una anomalía democrática, un mausoleo con el dictador enterrado ahí, con actos de exaltación y homenaje. Esto se iba a acabar, lo habían dicho organismos internacionales, el Parlamento y había sido avalado por el Tribunal Supremo. Se cierra un círculo de un Estado democrático de derecho, pleno de garantías.

Esa imagen tan potente, el Estado en lo alto de la escalinata ordenando la salida del dictador del mausoleo. Y, sin embargo, muchos dirigentes han interpretado como un exceso institucional, casi un homenaje.

Ha sido un homenaje a la dignidad democrática, a la memoria de las víctimas. Podemos interpretar las cosas en clave partidista, pero hay que tener sentido de Estado. Estamos en un momento diferente. Era el Estado recuperando un espacio ocupado por un dictador y que además provocaba su enaltecimiento. Y tenemos historias de víctimas que hay que traer al presente, víctimas que han sido estigmatizadas, criminalizadas. Hoy se recobra una parte de esa memoria. El estado ha estado ahí, esto nos tiene que concernir a todos. Tenemos que pensar que esto es nuestro futuro, la grandeza de nuestra democracia. Esas interpretaciones se pueden hacer, pero creo que hay que tener sentido de Estado.

 ¿Qué les dice a las familias que tienen allí a sus familiares y no han podido sacarlos?

Es una cuestión de Estado sacarlos. Hay un problema físico. Es un espacio con mucha humedad que ha dado lugar a una degradación enorme de las tumbas, pero nuestra obligación es exhumar y entregar las víctimas a sus familias para que puedan darles un entierro digno como el que ha tenido hoy el dictador.

¿Hay presupuesto para hacerlo?, ¿hay un plan?

Hay plan hay presupuesto si podemos salir adelante. Había en su momento un magnifico presupuesto, pero sí hay un plan de memoria histórica. Con ella hicimos un diagnóstico de la situación con expertos, después un plan de choque. Los expertos dicen que en una legislatura y media seríamos capaces de exhumar a todos los que están en fosas y cunetas y entregarlos a sus familias. Esto se podría hacer.

¿Tiene arreglo el valle?, ¿se puede resignificar?

Ya con la salida del dictador, el Valle significa otra cosa. Ya no es lo mismo, ha salido el dictador de allí. Tenemos que hacer un cambio de estatuto jurídico. Esto requiere un análisis de la situación jurídica. Debemos explicar qué es el Valle, que representaba el nacional-catolicismo engarzado con la política. Hay que explicar cómo fue la construcción del Valle y trabajar con la sociedad civil. Tenemos muchos ejemplos en el mundo, el del holocausto en Jerusalén, el de Berlín...

Hoy (jueves), precisamente se inaugura en Argentina una exposición sobre memoria histórica española. En Argentina.

Pues eso es lo que tenemos que hacer. Esa es nuestra tarea de futuro, porque esto no ha hecho más que empezar. Y esto es una cuestión de Estado.

La derecha ha incrementado sus críticas hacia el gobierno y la izquierda a la izquierda del PSOE y los nacionalistas han tachado el acto de homenaje ¿Qué hemos hecho mal para que lo que usted describe como un triunfo de la democracia solo se interprete en clave electoral? 

Hay momentos en los que deberíamos superar esta tentación electoralista de rascar votos.

Bueno, el PSOE hoy (jueves) ha hecho un despliegue por todos los rincones de la memoria...

El PSOE desde el minuto uno quiso sacar al dictador. De hechos estábamos pendientes del 10 de junio. Tenemos un sistema garantista y la familia ha utilizada todos los recursos a su alcance. Los tiempos no los ha marcado el Gobierno, sino el procedimiento y la familia. Los tiempos han sido judiciales, no los ha marcado el Gobierno ni una perspectiva electoralista. Pero estaría bien tener una visión de las víctimas. La gente ahí fuera está contenta y en Europa y el mundo se nos ha reconocido porque esto era una exigencia urgente incluso de organismos internacionales de Naciones Unidas ¿Y ahora dicen que es un acto electoralista? No, era una exigencia, que le pregunten a los organismos internacionales. La imagen de España homologada a Europa. Nadie tiene a un dictador en un mausoleo, ni Hitler ni Mussolini…

¿Ha intercambiado alguna palabra con Francis Franco cuando iban en el helicóptero?

En el helicóptero iba pensando en el significado de lo que estamos viviendo. En ese momento me he abstraído de cualquier conversación o comentario porque vivíamos un momento histórico. Este año se cumple el 80 aniversario del exilio. Hemos estado en México, Argelia, Francia, Rusia… Hemos conocido historias de hombres y mujeres que huyeron y fueron perseguidos, que vivieron vidas que no deseo a nadie y en ese momento me acordaba de sus vivencias, de esas personas que hoy disfrutan de la democracia.

¿Ha habido tensión dentro de la basílica?

Ha sido una situación muy institucional y oficial. Yo estaba en la carpa con visión de todo lo que sucedía. Lo he seguido con la institucionalidad y también con dignidad, porque teníamos ahí una familia que iba a recoger los restos de un familiar y eso distingue a los demócratas. Respetamos los sentimientos, las sensaciones y además lo tenemos que hacer con dignidad porque eso nos dignifica a nosotros y al propio acto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?