Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

La primera decisión, un órdago

Sánchez da por supuesto que esta legislatura se la plantea la oposición con una guerra sin cuartel y decide aceptar el combate y entrar en la pelea sin preámbulos

La propuesta de nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado ha producido estupor de los fiscales y puedo dar fe de que no solo entre los fiscales enemigos de Pedro Sánchez. A mí personalmente este nombramiento me parece un error y me explico: aprecio mucho personal y profesionalmente a Dolores Delgado, valoro mucho su valentía, su integridad, ha defendido con enorme ardor y con gran coraje todas las grandes causas cívicas, tanto en España como en el tribunal penal internacional y, en cualquier otra circunstancia, la llegada de una mujer así a la cúpula del Ministerio Fiscal me parecería una noticia excelente. La llegada de una mirada progresista a un territorio que ha estado históricamente dominado por otras miradas de corte más conservador. Ahora me parece diferente porque justo cuando acaba de dejar el Ministerio de Justicia se le propone este salto es un salto sin precedentes y que pone en entredicho, al menos, la imagen de independencia y autonomía que debe tener.

Recibe la posición un gran regalo, munición de primera calidad altamente explosiva para firmar para denunciar que Pedro Sánchez quiere asaltar la Fiscalía, controlarla con una persona de su confianza en el momento en el que se tiene que proceder a la ejecución de todos los temas relacionados con el procés. Por su parte, Vox -ave que vuela, a la cazuela- no ha tardado nada en presentar una querella por tráfico de influencias.

Ahora, al Poder Judicial le toca examinar la idoneidad de Dolores Delgado y después vendrá el momento en el que tendrá que debatirse en la Comisión de Justicia del Parlamento y es ahí donde va a haber seguro mucho tomate. Yo quisiera decir solamente que este Ministerio Fiscal -que es un órgano ambiguo de nacimiento porque tiene dependencia orgánica, pero autonomía funcional- ha estado siempre manoseado por todos los poderes ejecutivos y ahora que comienza un nuevo tiempo ¿no habría sido mejor otra cosa? Cuando llegue a la Comisión de Justicia del Parlamento va a haber bronca, seguro, ¿no nos lo podíamos haber ahorrado? Sería bueno que así fuera. Ahora que empieza nuevo tiempo, ¿no nos hubiéramos podido ahorrar este encontronazo e iniciarlo con un gesto de otro carácter y otro valor, una señal distinta, más conciliadora? Parece que no, parece que Sánchez da por supuesto que esta legislatura se la plantea la oposición con una guerra sin cuartel y decide aceptar el combate y entrar en la pelea sin preámbulos. Así que ya ven, su primera decisión, un órdago a la grande.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?