Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Mar Sánchez, enfermera: "Es desolador ver cómo muere una persona sin que pueda despedirse de los suyos"

El protocolo sanitario solo permite que un familiar cercano acompañe durante un par de minutos al fallecido

En foto, un médico asiste a un paciente en la unidad de cuidados intensivos del hospital Zhongnan, en Wuhan

En foto, un médico asiste a un paciente en la unidad de cuidados intensivos del hospital Zhongnan, en Wuhan / AP

 Mar es enfermera en el Hospital 12 de Octubre de Madrid. Llevaba dos años trabajando en la UCI de neonatos, pero con el estallido de la crisis renunció a su contrato para echar una mano. Ahora está en el módulo de una UCI de enfermos con el coronavirus. De un día para otro el módulo se llenó de golpe de pacientes gravísimos y cada vez que queda un hueco se ocupa al instante.

Nos ha contado que cuando un paciente está en la UCI, normalmente está inconsciente, sedado y no recibe visitas de familiares. Como mucho, visitas a través de una ventana. Pero con enfermos de coronavirus ni siquiera eso es posible. Solo cuando ha fallecido se permite que un familiar vea el cadáver durante dos minutos. Sin acercarse ni tocarle.

Mar nos envió un mensaje contando su experiencia con un paciente fallecido. Se le ha quedado grabada la escena del hijo solo, mirando a su padre. Se crean alrededor líneas imaginarias que separan la zona limpia de la sucia. El límite de lo contaminado (que precisa trajes especiales, gafas, monos), de la que no (en la que basta con ir con guantes, bata y mascarilla). Cuando pasaron los dos minutos, sin acercarse a él, le pidieron que se echara lejía en los pies y gel desinfectante en las manos. Y ya. Le pareció todo demasiado frío. Y se sintió mal, porque en el fondo lo que le apetecía era darle un abrazo.

Lo que pide esta enfermera es que se permita que los pacientes que están a punto de morir puedan estar acompañados de alguna manera, que no mueran solos.

 

Este es el mensaje completo que nos envió Mar:

“Hola, perdona que te envíe este mensaje. Necesito soltar está angustia. Hoy, otro día más en la Uci, estoy confusa.. .tanto trabajo, tanto empeño en que los pacientes sean capaces de oxigenar con respiradores ...tantos medicamentos… tantos cuidados …y aún así hay pacientes que mueren.

Hoy ha muerto un paciente. De 56 años, que hace 10 -15 días, seguramente estaba haciendo vida normal. Y hoy ha fallecido por fracaso respiratorio a pesar del respirador... Desolador. Desolador ver a su hijo , impotente, contemplando ese cadáver después de tantos días sin poder acercarse a él, sin poder despedirse. Ha sido rápido, como está teniendo que ser todo: rápido, frenético... No se puede abrazar ... Y ninguno hemos podido abrazar a ese hijo por evitar riesgo de contagiarle, o de contagiarnos. Y me pregunto: Si ese hijo hubiera puesto en juego su salud, a cambio de un abrazo. “ Me juego la vida , porque sí” Pero no s e puede, no se puede... A pesar de hacer cosas sin parar, hoy me he sentido la persona más inútil del mundo. Y al terminar el turno , sin poder dejar de pensar .Y he imaginado si fuese posible , con el respaldo de los expertos, si personas que hayan superado  esta maldita enfermedad, si se puede recabar voluntarios inmunes que ya la hayan pasado y superado , sin riesgos de enfermar,  para que se ofrezcan voluntarios para acompañar a pacientes, o para consolar a familiares para que los EPIs y los protocolos y las prohibiciones  dejen ser esa barrera. Sería posible convertir estas situaciones inhumanas en humanas, devolver calor donde hay tanto tantotanto frío. Hablad con expertos, si esto fuese posibleporque  si fuese posible se curan más personas ,estoy segura y los que se mueren, también morirían mejor y quienes les quieren también podrían asumirlo mucho mejor.
Un beso
Mar”

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?