Viernes, 10 de Julio de 2020

Otras localidades

Economía

Decrecimiento: ¿Y si el frenazo de la economía global fuera una buena noticia?

Los economistas que apoyan esta teoría económica son partidarios de una disminución controlada de la producción para frenar el "capitalismo de especulación " y sus consecuencias medioambientales

Giorgos Kallis, profesor de economía ambiental en la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del libro 'Decrecimiento: Vocabulario para una nueva era'

El Gobierno estima que la economía española sufrirá una caída histórica del 9,2 % este año y el paro subirá al 19 %

El Gobierno estima que la economía española sufrirá una caída histórica del 9,2 % este año y el paro subirá al 19 % / Getty Images

La crisis económica ya es un hecho. Las previsiones remitidas por el Gobierno a Bruselas, junto al Plan Nacional de Reformas, prevén una caída del PIB del 9,2%, un déficit del 10,3% y una tasa de paro del 19%. “El shock inesperado del virus ha puesto un fin abrupto al crecimiento iniciado en el 2014”, sentenció la vicepresidenta Nadia Calviño hace unos días. Muchos de los fantasmas de la anterior crisis que creíamos superados podrían volver a aflorar sino fuera porque las previsiones para el 2021 apuntan a una recuperación del 6,8% y a una tasa de desempleo que disminuiría hasta el 17,2%, todavía muy lejos de los máximos superiores al 26% alcanzados en años anteriores.

Hay economistas que llevan años preguntándose por qué el objetivo de los gobiernos continúa siendo el crecimiento económico y no el bienestar de la población en general. Sobre todo, teniendo en cuenta el “déficit ecológico” al que está expuesto el planeta y con la amenaza del cambio climático como telón de fondo. Su razonamiento es sencillo: si cuando más rápido producimos, más rápido consumimos y más daño hacemos al planeta, deberíamos producir menos. Sostienen que la clave está en reducir nuestro consumo de bienes y dirigir la economía hacia un decrecimiento controlado.

Para ellos, el confinamiento y el frenazo de la economía está siendo un experimento, en el mejor sentido del término. Los economistas partidarios de la teoría del decrecimiento mantienen que la tasa de crecimiento hace años que dejó de ser un indicador de bienestar válido. Los países más desarrollados sufren un estancamiento en sus economías desde hace años, con tasas que rara vez superan el 3%. En los países en vías de desarrollo, en cambio, el crecimiento sí continúa siendo un indicador un indicador válido para medir el bienestar, pero no es posible que lleguen a los mismos niveles de desarrollo que los países occidentales en la actualidad porque los recursos son finitos. “Si continuásemos a este ritmo, la economía mundial sería 11 veces más grande a finales de siglo y eso sería inasumible para el planeta”, explica Giorgos Kallis, profesor de economía ambiental en la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del libro ‘Decrecimiento: Vocabulario para una nueva era’, en los micrófonos de la Cadena SER.

Esta vez, ha sido una pandemia lo que ha provocado la caída de la economía global, pero voces como la de Antonio Turiel, científico del CSIC y autor del blog The Oil Crash, ya venían advirtiendo desde hace años que esta sería una situación de recesión sería inevitable cuando la oferta de petróleo, “el combustible del desarrollo”, fuera inferior a la demanda.

“Es la segunda crisis en diez años. La segunda vez que tenemos que rescatar a los bancos y a las grandes compañías. Creo que este modelo está claramente fracasado”, afirma Kallis, que invita a pensar en la prosperidad más allá del crecimiento y a superar esa dependencia. “Tenemos que cambiar el sistema energético y fortalecer el sector de la salud y los cuidados. Hay mucha demanda para trabajos dignos y con valor social muy grande, pero estos sectores no interesan al mercado porque no ve ganancias en ellos”, concluye.

La contaminación atmosférica baja un 64% en las principales ciudades de España durante el estado de alarma

La Universitat Politècnica de València analiza los datos de la Agencia Espacial Europea y concluye que el confinamiento mejora la calidad ambiental

En repetidas ocasiones, hemos escuchado por boca de gobiernos de diferentes colores, la idea de que España tiene que cambiar su sistema productivo para que deje de depender de la construcción o del turismo, pero los hechos parece que nunca acaban de llegar. Tanto es así que entre ambos sectores suponen aproximadamente el 30% del PIB español. Para Kallis, “se necesitan estados con la voluntad y la capacidad para reorganizar la economía. Tomar los recursos públicos y dirigirlos hacia dónde se tienen que crear los nuevos trabajos”.

El crecimiento económico, sostiene esta teoría, solo continúa siendo rentable en los países desarrollados si su peso recae sobre el medio ambiente, sobre las generaciones futuras o sobre las condiciones de trabajo de los asalariados y, por eso, Kallis, nos invita a pensar acerca de la próxima crisis, la del cambio climático. “Con el cambio climático nos ocurre lo mismo que con esta pandemia. Los científicos nos lo están advirtiendo, pero como no lo hemos visto en nuestra vida, no podemos imaginarnos qué va a pasar. Nos limitamos a pensar “vale, hace más calor que antes”, pero no es el extremo que nos dicen los científicos”. Veremos si a la siguiente crisis llegamos a tiempo.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?