Sábado, 11 de Julio de 2020

Otras localidades

Bolsa

La ruleta de la bolsa

Durante estos meses nos hemos acostumbrado a ver como se suceden las jornadas históricas en los mercados financieros, ya sean de máximos o de mínimos: ¿quién está detrás?

Pantallas con las cotizaciones durante una jornada en la Bolsa de Madrid

Pantallas con las cotizaciones durante una jornada en la Bolsa de Madrid / Cadena SER

Vivir del dinero no es tan fácil como parece. Y menos estos días. A pesar de que las acciones y los fondos de inversión no se pueden comer, la bolsa no ha cerrado en ningún momento desde que comenzó la pandemia. Nos hemos acostumbrado a levantarnos con las noticias de que el IBEX sufre una caída histórica tras otra o que Wall Street está temblando ante la posibilidad de la quiebra de alguna empresa por la crisis económica provocada por el coronavirus.

En España hace tiempo, décadas, que el edificio de la Bolsa que vemos en los telediarios no es más que un decorado. Las cotizaciones de las empresas se mueven desde los despachos de agencias de Valores como Abante, donde equipos de analistas deciden cuáles son las inversiones más rentables para sus clientes. Durante estos meses hemos visto cómo cuando una farmacéutica americana anunciaba que estaba a punto de descubrir una vacuna contra el coronavirus, duplicaba su valor en bolsa en cuestión de horas. Pero, también hemos visto que cuando anunciaba que su experimento había fracasado o todavía no estaba completamente listo, su valor se podía reducir a mínimos en cuestión de minutos. Muchos inversores, especialmente los más agresivos, juegan estos días a la ruleta con las empresas. Colocan las fichas negras y rojas en las casillas que les parecen más oportunas para obtener el máximo beneficio posible: a veces sale bien y a veces no.

Ángel Olea es el director de inversiones de Abante, donde se dedica a operar en bolsa a través de fondos de inversión. Trabaja con tres pantallas en su escritorio en las que se pueden ver en tiempo real cientos de datos que cambian cada segundo. Con las cifras que muestran sus monitores podemos calcular el valor de las empresas que cotizan en los mercados. “No hay truco ni forma de acertar siempre. Si esto fuera fácil habría mucha más gente rica de la que hay. El puesto de Ángel es lo más parecido a un bróker de los que salen en las películas y, aunque trabaja con datos, describe los mercados con emociones: “En dos meses hemos visto un mercado en pánico, con emociones muy complejas y muy negativas y hace dos días estábamos en una situación de bastante alegría y euforia”. No es casualidad que emplee esos adjetivos. Él parte de una premisa: “El dinero es muy miedoso”. Pero también tiene claro que la bolsa, “si crees que el mundo va a seguir girando”, siempre vuelve a subir.

Ángel Olea, director de inversiones de Abante en su escritorio en la sede de la agencia de valores el pasado viernes / D.S. / Cadena SER

En esta agencia de valores, los equipos y las funciones están perfectamente divididos. Cuando hay noticias que los inversores deben conocer, ya sean buenas o malas, la encargada de llamarlos es Marta Rodríguez, la directora comercial. No siempre son llamadas fáciles, especialmente cuando se pierde: “Lo primero es testar qué expectativa tiene el inversor de caída en su cartera. Puede creer que está perdiendo el 30% de su dinero, pero normalmente eso no es así”. Cuenta que los inversores normalmente creen que pierden más de lo que realmente pierden y, es entonces, cuando Marta les dice que no es para tanto, que en lugar de un 30%, por ejemplo, “solo” están perdiendo un 4%. Se las ingenia para acabar comunicando una buena noticia.

Vuelven los desplomes a las bolsas

Los principales parqués europeos registran pérdidas acumuladas de más de un 6% en la segunda semana de junio. El IBEX cede un 7,4% en su peor semana desde marzo.

Volatilidad es, sin lugar a dudas, el término más empleado para referirse al comportamiento de los mercados financieros en los últimos meses. A pesar de que cada decisión está bien medida, fundamentada con informes que las respaldan y analistas que las revisan, algo tan primario como las emociones no escapa a este mercado. Los inversores también tienen sentimientos. “Tomamos decisiones con las tripas en muchos ámbitos de nuestra vida, pero en el bolsa más, porque te enfrentas a una liquidación diaria”, resume Rodríguez. Explica que es una situación similar a la de que nuestro portero nos pasara todos los días por debajo de la puerta un precio actualizado de lo que vale nuestra vivienda. Los gobiernos europeos repiten una y otra vez que los países tienen que darle confianza a los inversores pero, ¿cómo se hace eso? “Primero está basada en que las instituciones sean serias y luego en la relación del inversor con el asesor”. Según tus objetivos y expectativas de beneficio que un inversor tenga, puedes ser clasificado como inversor “agresivo” o “conservador”, pero hay ciertos rasgos de las personalidades que hablan por si solos: “Los inversores que suelen entrar permanentemente a ver cómo está su cartera, suelen comportarse de manera más errática y mantener menos sus decisiones”, explica Rodríguez.

Toda la información sobre el coronavirus

Consulta la evolución de contagiados, fallecidos y recuperados en España y los últimos datos por Comunidades Autónomas. Y no te pierdas el podcast Informe Coronavirus (escúchalo en nuestra App en iOS y Android o suscríbete en iTunes, iVoox, Spotify o tu agregador favorito). También puedes recibir nuestra newsletter diaria con las noticias, reportajes y audios más destacados día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?