Viernes, 30 de Octubre de 2020

Otras localidades

Los secretos de las Catedrales

Hay diferencia entre hablar sobre misterios de las catedrales y misterios en las catedrales. Lo que cambia una simple preposición. Ante todo, decir que los templos cristianos y, por tanto, las catedrales románicas y góticas, se orientan canónicamente según un eje Este-Oeste, de manera que la puerta de entrada se sitúa mirando al oeste y el ábside, donde está el altar, se dirige hacia el este

La razón es teológica: Cristo, cuya presencia suele estar en el altar, representa la Luz del Mundo. Por el Este nace el sol cada mañana, iluminando el ábside del templo. Por otro lado, el feligrés que acude a la ermita, iglesia o catedral, suele entrar desde el Oeste, por donde se pone el Sol. Es decir, el orante penetra en la iglesia desde las tinieblas para acercarse a Cristo, la Virgen o el santo patrón que esté situado en el altar y que simboliza lo luminoso: Lux Mundi.

En España tenemos 50 provincias, 17 comunidades autónomas, dos ciudades autónomas, 14 arzobispados, 70 obispados y 88 catedrales. En realidad 95 si contamos las concatedrales y las antiguas que están dedicadas a museos. Es uno de los países que más –y mejores– catedrales católicas tiene de todo el mundo, como mínimo una por provincia, a veces dos y, en ocasiones, hasta tres, como pasa con La Rioja. Parecen muchas, pero no son tantas comparadas con otros países. Por ejemplo, en Italia tienen 347 catedrales en total. Si lo vemos por comunidades autónomas, gana por goleada Castilla y León con sus 16 catedrales, siguiéndole de cerca Andalucía (14) y Cataluña, con 11. La mayoría, han ido construyéndose lentamente durante siglos, como templos magníficos levantados a la mayor gloria de Dios, construidos por maestros canteros que no solo conocían el arte de la arquitectura sino también el arte alquímico (como decía Fulcanelli) y el argot, o lenguaje secreto que solo era apto para los iniciados. De ahí que las catedrales sean algo más que templos para celebrar los oficios religiosos, o cementerios o que sean la sede de una diócesis. Hay que saber “leerlas” e “interpretarlas”, no solo admirarlas. Están llenas de elementos y símbolos cristianos (y a veces paganos) tanto en el exterior (como son las gárgolas, los rosetones o los pináculos) como en el interior (como son los laberintos, los Pantocrator o los Agnus Dei).

Cada catedral en España y en el resto del mundo tiene su singularidad, su misterio y su secreto. Algo que la hace totalmente diferente a todas las demás, bien por su estilo arquitectónico, su forma, sus reliquias, su historia o su contenido artístico. Una de esas 95 catedrales que posee la península ibérica está ubicada en un pequeño pueblo aragonés de 62 almas. Todos los domingos, los feligreses de Roda de Isábena, localidad que pertenece a la comarca de Ribagorza (Huesca), van al templo de San Vicente Mártir y San Valero para escuchar misa con la cabeza bien alta y orgullosos de su rico pasado histórico porque fue consagrada en el lejano año de 1030. Y es que muy pocos pueblos pueden presumir de tener una sede catedralicia con tan escasa población.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?