Martes, 13 de Abril de 2021

Otras localidades

Moria, ese monumental fracaso de Europa

No es un fracaso únicamente de los dirigentes europeos, es una fracaso de todos. Hemos ignorado una realidad porque no la teníamos a las puertas de casa, los gritos de auxilio quedaban mitigados por la distancia, los medios dejamos de ocuparnos ello

La vergüenza de Europa está muy cerquita de aquí, en una maravillosa isla griega convertida, hace cinco años, en una cárcel para cerca de trece mil personas. Es el desaparecido campamento de Moria. Desparecido porque la pasada noche un devastador incendio lo arrasó por completo. Los refugiados que malvivían allí no han perdido nada, porque ya no tenían nada. Ni tenían nada ni eran nadie para Europa que ha estado cinco años mirando hacia otro lado.

Ha tenido que arder el campo para que volvamos a mirar a Lesbos, ese monumental fracaso de las autoridades griegas pero, sobre todo, ese monumental fracaso de Europa, de sus políticas migratorias, cuyos dirigentes no tienen ninguna respuesta para un drama enquistado pero que ni siquiera la tienen para la situación en la que han quedado los refugiados que han pasado su segunda noche al raso.

Más de 24 horas después del incendio no hay ninguna respuesta ni ninguna iniciativa a nivel europeo que dé algo de esperanza a los refugiados. Era una bomba de relojería, las ONG no se cansaban de advertirlo, pero tan ocupados estábamos en otras cosas que nadie hizo caso.

Los representantes políticos son responsables, pero déjenme que les diga que nosotros también. No es un fracaso únicamente de ellos, es una fracaso de todos. Hemos ignorado una realidad porque no la teníamos a las puertas de casa, los gritos de auxilio quedaban mitigados por la distancia, los medios dejamos de ocuparnos ello. Seguro que si hace un par de días hubiéramos hecho una encuesta sobre la situación en Lesbos, poca gente hubiera podido contestar con precisión.

No sirve de excusa la situación de pandemia, hace ya cinco años que Moria es el infierno, se sabía y no se hizo nada.

Huyeron de sus países, sufrieron lo indecible en el camino, les maltratamos en Europa y ahora sí que ya no tienen nada de nada. Seguro que hay algún mecanismo para poder aliviar tanto sufrimiento, que lo activen, y si no lo hay, que lo dudo, es el momento buscarlo si queremos seguir mirándonos unos a la otros sin avergonzarnos de ser europeos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?