Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Asturias desciende a los infiernos de la pandemia

Recorremos el Principado, que ha pasado de ser un ejemplo europeo de gestión a una de las comunidades más golpeadas por la pandemia, a bordo de una ambulancia especial para pacientes con coronavirus

Una ambulancia asturiana recoge a un paciente con coronavirus en su domicilio

Una ambulancia asturiana recoge a un paciente con coronavirus en su domicilio / Mónica G. Prieto

Viernes 13 de octubre, ciudad de Gijón. Las ambulancias Covid, Uvi's móviles destinadas exclusivamente a contagiados de coronavirus, se afanan día y noche para recoger a enfermos y trasladarlos al hospital o, en el caso de haber sido estabilizados, llevarlos de nuevo a sus residencias particulares para que terminen su cuarentena. Y el mencionado viernes se bate una triste marca: cuando termine la jornada, el personal técnico sanitario de Transinsa, la agencia asturiana de transportes sanitarios, habrán realizado 194 traslados, frente al máximo anterior de 171 traslados, registrado 15 días antes.

Asturias se ha convertido en una de las comunidades con peores datos de contagios en toda España. Según el responsable de emergencias sanitarias, Fernando Simón, es la gran preocupación del Gobierno central. Y no es para menos. Las autoridades del Principado han solicitado al Ejecutivo central un confinamiento estricto que fue rechazado por Sanidad. El presidente de la comunidad, Adrián Barbón ,advirtió en octubre de que las circunstancias de Asturias, con la población más envejecida de España y los problemas de pulmón heredados de la industria minera, convertía a la comunidad en doblemente vulnerable. Si no se controlaba el Covid, dijo Barbón, podría matar a entre 10.000 y 12.000 asturianos, un 10% de su población.

Para evitarlo, ante la insistencia de Sanidad de no aprobar la solicitud de confinamiento estricto, Asturias es una de las comunidades con las restricciones más duras de todo el país. Se ha impuesto un cierre perimetral sobre Oviedo, Gijón, Avilés, Langreo, Laviana y San Martín del Rey Aurelio y el toque de queda se prolonga entre las 22.00 y las 6.00 horas. La actividad no esencial permanece cerrada y las autoridades han solicitado a la población el autoconfinamiento, pero los efectos de las medidas, adoptadas hace tres semanas, aún no han dado frutos. Los médicos y las enfermeras temen ahora la situación que vivirán en los hospitales, ya al límite, en los próximos días, cuando los contagiados detectados la pasada semana -se llegaron a registrar 600 casos diarios- requieran asistencia médica, sumándose a los 870 actualmente hospitalizados. De los 96 focos activos, una veintena se detectó la última semana.

Asturias, de ejemplo europeo ante el COVID-19 a una de las comunidades más golpeadas por la pandemia

El Principado de Asturias fue la única región que se mantuvo durante 25 días sin ningún contagio durante el mes de julio y ahora es la autonomía con más ingresados en planta y en UCI por cada 100.000 habitantes

La pandemia se extendió por el Principado con toda su crudeza en octubre, cuando los contagios comenzaron a ser alarmantes tras un verano “demasiado relajado”, según denuncian los epidemiólogos. El viernes 13, acompañamos durante 16 horas a los técnicos sanitarios Roberto Menéndez, de 36 años, y Pablo Cortijo, de 37, a bordo de la COVID Beta 5, una de esas ambulancias especiales, para constatar la súbita gravedad con la que la pandemia se ha extendido por el Principado. En aquel periodo 15 pacientes positivos o sospechosos fueron trasladados: cuando cumplieron sus 24 horas, ya eran 19 los pacientes que habían pasado por la ambulancia. La víspera, los técnicos de otro transporte sanitario similar habían hecho 26 servicios. “Eso es no echarte a dormir ni cinco minutos”, explicaba Pablo. Las residencias siguen siendo foco de contagios, pero cada vez más gente joven terminan hospitalizados por Covid. En el último mes, 20 personas de menos de 65 años han fallecido en los hospitales asturianos a causa de la pandemia, algo que los técnicos consideran que es producto de la irresponsabilidad social. “Hay que ser más responsables, que está muriendo la gente, está muriendo…”, lamenta Pablo Cortijo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?