Lunes, 26 de Julio de 2021

Otras localidades

Norton I, Emperador de Estados Unidos

Joshua Abraham Norton fue un personaje muy peculiar. Un día de 1859 decidió autoproclamarse como Norton I, Emperador de los Estados Unidos de América. Incluso más adelante se adjudicaría el título de Protector de México

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En la literatura fue muy citado por destacados autores, como Mark Twain y R. L. Stevenson, debido a su excéntrica personalidad y sus audaces afirmaciones que le hicieron ganar la simpatía de sus compatriotas. Poco se sabe de su vida salvo que emigró a los Estados Unidos bajo el reclamo de la fiebre del oro de 1849 en California. Probó suerte en el mercado inmobiliario en San Francisco, y en 1852 sería considerado uno de los ciudadanos más ricos y respetados de la ciudad.

Tras un negocio ruinoso con la compra de arroz y tras cuatro años de litigio, la Corte Suprema de California finalmente falló contra Norton y tuvo que declararse en bancarrota en 1858. Su mente y su economía se resquebrajaron y un año después, el 17 de septiembre de 1859, comenzó a distribuir cartas a los periódicos de San Francisco declarándose, de manera solemne y oficial, Emperador Norton I de los Estados Unidos. Y empezó a dictar decretos imperiales, entre ellos la disolución del Congreso y la abolición de los dos principales partidos políticos.

A pesar de su aparente inestabilidad mental, el Emperador Norton fue muy bien recibido por los habitantes de San Francisco. Pasó la mayor parte de sus 21 años de reinado caminando por las calles de la ciudad con un uniforme azul que le dieron los oficiales del Ejército de los EE. UU. Inspeccionaba el estado de las carreteras, aceras, autobuses y otras propiedades públicas. Tenía dos perros, Bummer y Lázaro, que le acompañaban en su gira por la ciudad y que también se convirtieron en celebridades por sus habilidades de acabar con los ratones. En 1867, un policía arrestó a Joshua Norton bajo la acusación de ser un vagabundo y los ciudadanos y periódicos locales expresaron su indignación extrema, recibiendo muchas muestras de cariño. Norton comía gratis en los mejores restaurantes de la ciudad y se le reservaban asientos para él y sus perros en los estrenos teatrales y conciertos. Emitió sus propios sellos y su propia moneda para pagar sus deudas, e incluso serían aceptadas en San Francisco como moneda local. Fue una gran atracción para los turistas, a quién se le vendían fotos del emperador con su traje real. Y también se fabricaron muñecos con su figura.

Un decreto visionario del 23 de marzo de 1872 ordenaba que se construyera un puente colgante lo antes posible desde Oakland Point hasta Goat Island y hasta San Francisco y el 21 de septiembre ordenó una encuesta para determinar si un puente o un túnel era la mejor manera de conectar Oakland y San Francisco. Proyectos que se llevaron a cabo muchos años después de su muerte. Una investigación en su casa después de su muerte, confirmó que Norton vivía en la más absoluta pobreza. Tenía aproximadamente cinco dólares en sus bolsillos cuando murió de una apoplejía. Entre sus artículos personales había una colección de bastones, múltiples sombreros y paraguas, y unas cartas escritas a la reina Victoria de Inglaterra que nunca envió.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?