SER HistoriaSER Historia
Historia

Hermes Trismegisto y el hermetismo

La figura de este personaje legendario aparece completamente mitificada. Le consideran el «padre de los filósofos» o «el tres veces grande». A veces se le describe como «el que da una triple enseñanza» y se explica porque Hermes tiene un triple atributo: la existencia, la sabiduría y la vida

Hermes Trismegistos, el tres veces grande

Hermes Trismegistos, el tres veces grande

01:29:17

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642679830404/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Al igual que hicieron los griegos, también los árabes identificaron la figura de Hermes con un personaje de su propia historia o leyenda, Idris, un profeta que aparece en el Corán.

Las noticias biográficas sobre Hermes Trismegisto son múltiples y contradictorias. Todos los eruditos piensan que Hermes Trismegisto vivió en tiempos remotísimos y sus escritos se estiman como la fuente de Platón y algunos la creen incluso fuente del mismo Moisés. El académico francés y experto en esoterismo, Antoine Faivre ha llegado a distinguir hasta tres personajes con el nombre de Hermes: uno antediluviano que vivió en Egipto, comparable al dios Toth, un “héroe civilizador”; otro que habría vivido en Babilonia y que sería el iniciador de Pitágoras y un tercer Hermes que fue el primer maestro de la alquimia.

Sus funciones son las mismas, poco más o menos, que las que se le atribuían en la Antigüedad: fundador de las doctrinas sobre la creación del universo, los números y los venenos, se le atribuye el arte de fabricar el vidrio y el descubridor de la medicina. Y dio origen al hermetismo a partir del siglo II d.C., una cosmovisión del mundo que engloba aspectos paganos y cristianos.

Los documentos atribuidos a Hermes Trismegisto o relacionados con él, forman el llamado “Corpus Hermeticum”. Desde que Isaac Casaubon, allá por el 1614, consiguió fechar los numerosos escritos del Corpus, ha sido un problema el precisar por quién y en qué circunstancias fueron producidos. Hubo en Egipto, durante la dominación romana, hombres que se instruyeron en la filosofía griega y especialmente en el platonismo de aquel tiempo, pero que no se contentaron con aceptar y repetir dogmas estereotipados de las escuelas filosóficas ortodoxas, sino que trataron de construir, sobre la base de la doctrina platónica, una religión filosófica y mística que pudiera satisfacer mejor sus necesidades.

En el año 1462 Cosme de Médicis encargó al florentino Marsilio Ficino la traducción al latín del manuscrito griego del “Corpus Hermeticum”, que acababa de llegar a su poder procedente del Oriente. Toda la cultura de estos siglos está tocada de hermetismo. Otra obra que se le atribuye es la “Tabla de Esmeralda”, un texto breve de carácter muy críptico que influyó posteriormente en El Kybalión. En definitiva, pudo existir una o varias personas, en la más remota antigüedad, que recibieran el nombre de Hermes Trismegisto, pero no puede haber sido el autor de las obras que se le atribuyen. Estas no contienen doctrinas del antiguo Egipto, sino que han sido compuestas tomando una parte de obras platónicas y otra de los libros sagrados cristianos, en la línea del gnosticismo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad