La VentanaLa Ventana a las 16h
Economia y negocios

Las naranjas no se recolectan y los agricultores temen por su futuro: "Es totalmente inviable"

Los agricultores de Valencia no pueden vender sus naranjas. Es lo que ha lamentado Ismael Navarro, agricultor valenciano, en La Ventana, que denunció en redes sociales esta situación

Las naranjas no se recolectan y los agricultores temen por su futuro: “Es totalmente inviable”

Las naranjas no se recolectan y los agricultores temen por su futuro: “Es totalmente inviable”

06:20

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643041880222/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Los agricultores de fincas familiares pequeñas y medianas sufren los precios marcados por las grandes empresas distribuidoras, que les pagan poco por el producto y luego cobran mucho por él al consumidor final. Esto es lo que denuncia Ismael Navarro, agricultor valenciano que hoy se ha asomado a La Ventana para contar su experiencia.

Navarro cultiva naranjas y mandarinas, aunque sus condiciones de venta, asegura, son pésimas. Esta semana publicaba en redes sociales un tweet denunciando que las naranjas que quedan sin vender se utilizan para zumo, y al agricultor le lleva únicamente 0,03 € por cada kilo de producto.

Naranjas sin recoger

Cuando consigue vender las naranjas, le pagan unos diez céntimos el kilo, pero producirlas le cuesta 25 céntimos el kilo. “Es imposible, es algo que se puede sufrir un año, pero cuando son varios años consecutivos para una agricultura familiar o una pequeña o mediana explotación, es totalmente inviable”, denuncia.

Muchos naranjos, además, se quedan sin vender, lo que hace que el precio por naranja baje aún más, teniendo en cuenta el coste de producirlos. Este es el caso de 600 de los naranjos de Navarro, que se quedaron sin recolectar: “No fue una sorpresa, ya dijeron que la recolección iba lenta debido a las importaciones del mercado europeo, que es preferentemente donde van nuestras naranjas, estaba parado porque había tapón con otras naranjas de otros sitios, y en enero se consumó lo que nos esperábamos, nos dijeron que no nos íbamos a recolectar y que nos buscáramos la vida.

Fruta extranjera, más barata

Uno de los problemas de los agricultores españoles es la competencia extranjera, por ejemplo las naranjas, que en muchas ocasiones se importan desde Marruecos a un precio más bajo: “Los costes de producción que tenemos son altos, y cada vez son más altos por los abonos los costes de luz, del gasóleo y demás, y luego los costos laborales”.

“Vienen cada vez me otros sitios donde los costes son menores, las exigencias también sanitarias son distintas y no podemos nosotros sacar nuestra producción adelante”, explica Navarro.

El futuro de la profesión, en peligro

Agricultores como Navarro no ven claro su futuro en la profesión. Con la competencia extranjera, los costes cada vez más altos y los precios del producto por los suelos, él cree que continuar durante algo más de un año será “complicado, imposible.

“Así no hay manera”, lamenta, “ya el año pasado ya tuve que vender una parcela, intentamos concentrar la producción para aminorar costes. Haces mil cosas o intentas diversificar o reinventarte, pero si quieres dedicarte a recolectar la naranja no hay dónde sacar”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad