Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

ATENTADOS DEL 11-M EN MADRID

El juez cree que Rachid 'El Gordo' es el enlace entre el líder de Al Qaeda en España y los autores del 11-M

Del Olmo ordena prisión para él

Rachid Bendouda El Gordo, uno de los dos últimos detenidos por el 11-M, para quien el juez Juan del Olmo ordenó hoy el ingreso en prisión, mantenía estrechos vínculos con el presunto responsable de Al Qaeda en España, Abu Dahdah, y con uno de los supuestos autores materiales de los atentados, Jamal Zougam.

Así consta en un informe policial que el magistrado de la Audiencia Nacional incluye en el auto en el que acuerda el ingreso en prisión incondicional de Bendouda y de Rachid Mohamed Kaddur, quien junto al anterior, según un testigo que hoy identificó a ambos en una rueda de reconocimiento, pasó la víspera de los atentados en compañía de Abdennabi Kounjaa, uno de los suicidas de Leganés.

Bendouda fue detenido el pasado día 2 en el barrio madrileño de Lavapiés, y Kaddur fue arrestado al día siguiente en el puerto de Melilla, adonde había llegado a bordo de un vehículo en el que ocultaba una gran cantidad de dinero, documentación marroquí con su fotografía y un recorte de prensa que daba cuenta de la captura del primero.

La Policía, que admite que "desconocía posibles implicaciones en el 11-M de dicho sujeto", cree que Kaddur quería huir a Marruecos. Su compañero Bendouda, sin embargo, sí era conocido por las Fuerzas de Seguridad, que aseguran que "El Gordo" era "el medio de contactar con "Abu Dahdah" (Imad Eddin Barakat Yarkas, presunto responsable de la célula de Al Qaeda desarticulada en España en noviembre de 2001) para parte de los miembros del llamado "grupo de Lavapiés" al que pertenecían muchos de los implicados en el 11-M.

"El Gordo" visitó varias veces en prisión a "Abu Dahdah" y, según la Policía, "estaba vinculado a la célula de Al Qaeda en España, a un amplio círculo de grupos radicales islámicos asentados en Madrid y conocía a la mayoría de los implicados, bien directamente, bien colateralmente, con el 11-M".

Así, el informe policial habla de la "relación especialmente estrecha" de Bendouda con Jamal Zougam, detenido 48 horas después de los atentados y reconocido por varios pasajeros de los trenes como una de las personas que dejó bolsas en los vagones; y de los vínculos con Serhane Ben Abdelmajid El Tunecino, otro de los fallecidos en Leganés. Tanto Bendouda como Kaddur aseguran que es falso que el 10 de marzo estuvieran con Kounjaa.

"El Gordo" afirma que en esa fecha estaba en Tailandia, y a Policía ha hallado en su domicilio varias facturas de hotel y billetes de avión que podrían corroborar esa versión, por lo que el juez ha pedido a la Unidad Central de Información Exterior que lo compruebe. Kaddur, por su parte, asegura que el testigo le ha implicado "para hacerle daño", porque le debe dinero.

En el auto del juez Del Olmo se hace también refere cia a Youssef Belhadj, detenido la semana pasada en Bélgica y del que se dice que ha sido "probablemente identificado como Abu Dujana", el supuesto portavoz de Al Qaeda en Europa que reivindicaba el 11-M en la cinta de vídeo encontrada en las inmediaciones de la mezquita de la M-30 de Madrid el 13 de marzo.

Youssef es hermano de Safia Belhadj, detenida el pasado día 1 en Leganés junto a su marido y sus dos hijos, Brahim y Mohamed Moussaten. Estos dos últimos ingresaron en prisión el sábado, acusados de haber alojado en fechas inmediatamente anteriores a los atentados a su tío, "situado en la cúpula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) en Europa y que mantenía relación en España con los mismos individuos del llamado grupo de Lavapiés".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?