Lunes, 26 de Septiembre de 2022

Otras localidades

Díaz Ferrán niega los delitos de apropiación indebida de los que se le acusa

Durante la declaración ha negado cualquier responsabilidad con los hechos

El antiguio propietario de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán a su salida de la Audiencia Nacional

El antiguio propietario de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán a su salida de la Audiencia Nacional / EFE/Chema Moya

El antiguo dueño de Viajes Marsans y expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha declarado este miércoles como imputado en la Audiencia Nacional por un presunto delito de apropiación indebida de 4,43 millones de euros.

Era el director general de Viajes Marsans y fue consejero delegado de la firma. Aun así, Gerardo Díaz Ferrán ha declarado este miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, que no tenía funciones ejecutivas en el área de transporte aéreo de la empresa ni en la emisión de billetes y no estaba al corriente de las cuestiones financieras. Unas decisiones que según ha dicho, correspondían a su socio, Gonzalo Pascual, también imputado en la causa.

Díaz Ferrán ha negado que alguien se quedara los 4,43 millones de los más de 4.700 afectados, y asegura que el dinero se destinó al pago de proveedores. Una declaración que, a juicio del fiscal, Daniel Campos, supone admitir el delito de apropiación indebida, ya que gastaron el dinero de los viajeros en fines para los que no había sido depositado "y los dejaron en tierra", sin vuelos.

La culpa de la quiebra de Marsans, según ha explicado ante el juez el expresidente de la CEOE, fue de la situación financiera internacional, de las dificultades provocadas a raíz del aval de 24 millones que tuvo que pagar a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo para seguir emitiendo billetes, y hasta del juez inglés que ordenó el embargo de la aerolínea de Marsans, Air Comet, pero no de una deficiente gestión.

Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual cobraban 185.000 euros al año cada uno de Marsans. El exdirector general de Marsans ha dicho que en realidad no era un sueldo, sino que el dinero servía para pagar deudas de la empresa. A preguntas del fiscal Daniel Campos, ha admitido que emplear ese procedimiento "era extraño" pero que lo urdiría el "director financiero".

Tampoco han convencido a la Fiscalía las explicaciones sobre la venta de Marsans a la empresa Posibilitumm a cambio de la deuda, cuando meses antes tuvo una oferta de 300 millones de Orizonia. "¿La regaló a cambio de qué?", ha concluido el fiscal.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?