Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

Científicos españoles encuentran una nueva vía para combatir el tumor cerebral más agresivo

Se trata del tumor cerebral más frecuente y mortal con un índice de supervivencia de sólo 12 meses

Dr. Juan Manuel Sepúlveda, de la unidad de Neurooncología del Hospital 12 de Octubre

El Hospital 12 de Octubre y el Instituto de Salud Carlos III han encontrado una nueva vía para combatir el glioblastoma, que es el tumor cerebral más agresivo. Afecta a 10 de cada 100.000 personas al año, puede aparecer a cualquier edad pero existe un gran porcentaje de gente joven que lo padece. El hallazgo es complicado de explicar.

Para los expertos, lo pueden encontrar publicado aquí, para el resto vamos a intentar describir lo que han descubierto con ayuda de alguna metáfora para hacerlo comprensible. EGFR es una proteína. Entre los científicos es conocida como un receptor del factor de crecimiento epitelial. Su trabajo es imprescindible cuando tenemos una herida. Es la proteína que consigue que nuestras células de la piel se reproduzcan hasta que la herida cicatriza.

El problema es cuando reside en las células tumorales. Ahí es imposible llegar a ella. Se convierte en la jefa de los malos y les ordena a las células tumorales que se multipliquen, y se multipliquen, y se multipliquen indefinidamente hasta que el cáncer es imparable. Ya se han utilizado diferentes fármacos para intentar acabar con esta proteína, pero es que la jefa de los malos está muy bien protegida. Tiene una guardaespaldas, una escolta personal que es otra proteína la DYRK1A, que no permite que ninguno de estos medicamentos llegue a dañar a su jefa. Pues bien, lo que han descubierto estos investigadores es la forma de amordazar a la guardaespaldas DYRK1A para llegar a la jefa EGFR. Han conseguido bloquear la proteína DYRK1A y han podido destruir la EGFR que, como hemos dicho, es la responsable del crecimiento del tumor. Todo esto lo han descubierto y comprobado primero en el laboratorio y luego con ratones. Todavía no está previsto el ensayo clínico en humanos.

Nos ha contado uno de los investigadores, el Dr. Juan Manuel Sepúlveda, de la unidad de Neurooncología del Hospital 12 de Octubre, que: "Estos tumores tienen, en general, muy mal pronóstico. Si son operables -cuando no están situados en zonas del cerebro fundamentales para la movilidad, el lenguaje u otras funciones vitales- por muy bien que lo haga el cirujano y aunque consiga extraer toda la masa tumoral, por desgracia, siempre quedan células dispersas por otras partes del cerebro. Células que no se ven ni en el quirófano ni en las resonancias magnéticas y que, en cualquier momento, pueden volver a crecer. Por tanto estos tumores, aunque la cirugía sea limpia, siempre "recidivan" es decir, siempre vuelven a aparecer. Esa recidiva se trata con quimioterapia y radioterapia pero ni aun así conseguimos acabar con ellos".

Por eso es tan importante este hallazgo, porque los investigadores han encontrado la fórmula para, por un lado, conseguir que las células del tumor no se sigan multiplicando y por otro, también han logrado reducir el tamaño del tumor.

Según subrayan los investigadores, los resultados constituyen un punto de partida muy importante para el diseño de nuevas estrategias terapéuticas en esta patología, que además es resistente a quimioterapia y radioterapia. El descubrimiento es especialmente relevante, ya que los inhibidores utilizados hasta el momento para impedir que funcione con normalidad la proteína EGFR no han proporcionado resultados esperanzadores y la mayoría de los pacientes siguen mostrando resistencia y tumores activos tras el tratamiento con estos compuestos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?