Miércoles, 30 de Noviembre de 2022

Otras localidades

La pobreza también es para los que tienen trabajo

El último informe del Consejo Económico y Social sitúa en un 12 por ciento el riesgo de pobreza entre las personas que conservan un empleo

Las causas de este aumento de la pobreza incluso entre quienes tienen un puesto de trabajo son, según el informe sobre la Distribución de la Renta en España, la Desigualdad cambios estructurales y Ciclos son la los salarios bajos, un elevado nivel de temporalidad y la frecuencia de trabajos poco cualificados. Desde el inicio de la crisis la pobreza ha aumentado un 3%, la desigualdad entre ricos y pobres nos coloca a la cabeza de la UE y el número de hogares con todos sus miembros en situación de desempleo ha aumentado en más de 200.00 durante la recesión económica.

La crisis también afecta a las personas que tienen un puesto de trabajo. En su informe sobre Distribución de la Renta en España, la Desigualdad cambios estructurales y ciclos del Consejo Económico y Social sitúa la pobreza relativa de los empleados en un 12% y señala además que ésta, va en aumento.

En España, a nivel global, la pobreza ha aumentado un 3% entre los años 2008 y 2010. Ha pasado del 19% al 21,8% en apenas tres años. El repunte es el más acusado desde que han comenzado a recabarse este tipo de datos.

Si reparamos en los porcentajes de riesgo de exclusión social y pobreza, esta aumentó en cuatro puntos porcentuales desde 2008 hasta 2011. Al inicio de la crisis se situaba en el 23%, los últimos datos disponibles (del año 2011) lo elevan hasta el 27%.

La desigualdad ha aumentado también en los últimos años. La diferencia entre ricos y pobres ha sufrido un incremento del 1,5%. Si bien antes de la crisis, en 2007, aquellos con un salario más alto ganaban un 5,3 veces más que la población con ingresos más bajos, ahora cobran un 6,3 veces más. Estas cifran nos sitúan a la cabeza de la desigualdad en la Unión Europea y somos el país donde ha habido un aumento más acusado de la desigualdad en el último periodo de crisis.

Grupos con más riesgo de exclusión social

Si bien el porcentaje de pobreza relativa entre as personas con un puesto de trabajo es alto (12%), el análisis realizado por el CES sitúa a los desempleados como el colectivo en el que más aumentó el riesgo de exclusión social y pobreza durante la crisis. Entre 2007 y 2011 aumentó en un 13%. Del 45,8% de 2007 pasó al 58,3% en 2011.

Por detrás, aunque en menor medida que los colectivos de desempleados, se sitúan las familias monoparentales con hijos a cargo, encabezadas en su mayoría por mujeres. El CES señala que se debe sobre todo a su vulnerabilidad ante la pérdida de ingresos provenientes de la renta.

Los inmigrantes no comunitarios también salen mal parados. Entre la población extracomunitaria el porcentaje de pobreza se ha incrementado en 18 puntos desde el año 2007. Es una cifra muy superior a la del resto de la Unión Europea, donde el repunte fue de un 4%.

El documento destaca la preocupación por otros dos colectivos en los que ha aumentado de forma significativa el riesgo de pobreza y exclusión social: los jóvenes (entre 18 y 24 años) y los ancianos (mayores de 65). Al CES le preocupa especialmente la situación de desamparo en la que quedan los jóvenes que en su mayoría no cumple los requisitos para acceder al subsidio por desempleo y posee una escasa cualificación con altos índices de fracaso escolar que se traduce en un poco probable reenganche al sistema educativo en caso de abandono del mercado laboral.

Otro dato alarmante en el que hace hincapié el documento la tasa de pobreza entre la población infantil. Como en otros colectivos, ha sido mayor que el promedio de la Unión Europea y es un 3% superior a la tasa total de pobreza relativa en España, es decir, se sitúa en el 25%. El CES relaciona directamente este dato con la situación laboral de los padres en el panorama de crisis y las elevadas tasas de desempleo. En este aspecto también advierte de que las circunstancias en las que se vivió en la infancia determinan en buena medida la posición económica que se alcanza en la edad adulta.

Las políticas de protección social

El análisis resalta que las políticas de protección social han jugado un importante papel para estabilizador de la situación, mitigando los efectos de la crisis pero advierte de que la larga duración de la recesión económica las ha hecho ya insuficientes. Los motivos son los altos niveles de desempleo de larga duración y la caída de ingresos en las arcas del Estado que han provocado una diminución acusada del gasto de las administraciones en políticas de protección social.

De esta forma, tal y como ha señalado el presidente del CES Marcos Peña durante la presentación de este informe, España corre el riesgo de crear bolsas de pobreza permanentes, que perduren bien iniciada la recuperación económica tal y como ocurrió en los años 90.

El informe del Consejo Económico y Social se ha presentado este martes durante una jornada en la que se ha analizado la evolución de la distribución de la renta en nuestro país, teniendo en cuenta los ciclos económicos que se han dado en el período 1985-2011, especialmente el de la última crisis que todavía persiste.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?