Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La trata de menores, una realidad invisible en España

Al menos 27 menores víctimas de trata han llegado en pateras en la primera mitad de 2013 a nuestro país, que se ha consolidado como lugar de entrada y tránsito hacia Europa de mujeres y niños víctimas de tráfico de seres humanos

Organizaciones especializadas, el Defensor del Pueblo y el Defensor del Pueblo Andaluz alertan de que la falta de una correcta identificación está causando la desprotección de muchos niños que llegan en patera a España

Más información

Uno de cada cinco niños y una de cada siete mujeres que han llegado a España en patera entre enero y junio de este año es víctima de trata. Así lo reflejan datos de Cruz Roja a los que ha tenido acceso la Cadena SER. La organización humanitaria ha identificado con este perfil a 27 menores (de un total de 140 que han alcanzado nuestras costas) y a 44 mujeres (de las 320 que han llegado). En todos los casos, los niños venían acompañados de una víctima de trata, por lo que, según Unicef, tienen la consideración también de víctimas.

"España se ha convertido en un lugar propicio para que las redes de trata introduzcan menores y mujeres hacia Holanda, Dinamarca, Francia o Italia", denuncia Milagros Núñez responsable del programa de atención a migrantes que llegan a costas, Ceuta y Melilla de Cruz Roja. ¿El fin? Depende. Existen tres tipos de perfil. Uno es el de los menores que son empleados para coaccionar a la madre mientras esta paga la deuda que mantiene con la red prostituyéndose. En este caso el menor queda en manos de la red y pueden pasar años hasta que la madre logra recuperarlo, incluso verlo. Otro perfil es el de los llamados niños ancla. Existen numerosas denuncias de mujeres que sostienen que las redes les quitaron algún hijo para dárselo a otra mujer y así asegurar su acceso al país, casos en los que se le pierde el rastro a los menores una vez salen de los centros de acogida de las ONG que les atendieron, e incluso niños que han sido hallados tiempo después siendo explotados sexualmente. En ambos casos, suelen ser niños de menos de cuatro años que entraron por costa o Ceuta y Melilla. Y son la mayoría.

A estos perfiles se suma un tercero, el minoritario, que es el de las preadolescentes, chicas de entre 12 y 18 años que haciéndose por mayores de edad entran por los aeropuertos acompañadas de un adulto y que son llevadas directamente a clubes de alterne para ser explotadas, informa Núñez.

ONG especializadas en trata y el Defensor del Pueblo llevan alertando a las administraciones desde 2008 de este fenómeno, por el que redes nigerianas y camerunesas introducen a menores a través de Ceuta y Melilla y de las pateras que van hacia Andalucía, en su mayoría. En 2012 Cruz Roja identificó a 48 niños que entraron en patera con mujeres víctimas de trata y el Ministerio del Interior constató 21 casos de menores explotados por estas redes, en su mayoría niñas de 14 a 17 años utilizadas con fines sexuales. Desde 2012 Cruz Roja ha dado parte de más de 80 casos de menores que podrían ser víctimas de trata a Fiscalía, Policía y Servicios de Protección al menor de distintas autonomías.

Entre los casos, el de una mujer que llegó en patera el año pasado con dos hijos, uno con ella y otro que le obligaron a entregar a otra mujer que viajaba en la misma embarcación. Cruz Roja, que desconoce esto, envió a cada mujer, con su supuesto respectivo hijo, a un centro diferente. La madre viajó a Francia y cuando regresó a España trajo consigo sus dos hijos, pero uno de ellos, el que entró en brazos de otra mujer, no le es reconocido porque en ese momento no se le hicieron pruebas de identificación.

"Empezamos a detectar casos en 2008. Por ejemplo, el de mujeres que llegan al centro buscando a su hijo que habría pasado en patera con otra mujer o el de menores que aparecen en otra provincia y no estaban acompañados de los que decían ser sus padres", añade.

"Es muy importante identificar, ver las señales de riesgo en mujeres y menores y articular una mejor coordinación con comunidades autónomas, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y sobre todo, asegurar la protección de las víctimas", considera Núñez, que ve positivo pero insuficiente el registro que la Policía está haciendo de los menores. "Cuando se produce la entrada irregular, ni los menores ni los adultos acompañantes suelen portar documentación acreditativa de su identidad o su filiación y, por tanto una vez reseñados, sería necesario verificar el vínculo existente. Con esta medida, se lograría una mayor protección del menor al evitar que pueda desaparecer y ser víctima de tráfico, trata, adopciones ilegales o cualquier otro tipo de acto delictivo".

La Policía, haciéndose eco de una recomendación del Defensor del Pueblo, comenzó en febrero de este año a identificar la llegada de cualquier menor. "Sin embargo, ni Fiscalía ni los servicios de protección al menor de distintas Comunidades Autónomas han establecido un sistema efectivo que permita la protección de estos niños", señalan desde el Defensor del Pueblo.

TITULAR DE LA IMAGEN

Así, hace sólo unos días, en una de las últimas embarcaciones que alcanzaron las costas de Motril arribaron siete mujeres con siete niños. Fueron derivados a un centro de Cruz Roja. A los pocos días desaparecieron. Todos, ellas y los pequeños, tenían el perfil de víctimas de trata, pero no dio tiempo a identificarlos.

En Melilla, Carlos Montero, director del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, ahora saturado con más de 1.000 personas, confirma que en siete casos a los que han realizado la prueba de ADN se ha comprobado que las que decían ser sus madres finalmente no lo eran. Por este motivo, a todo menor que entra al CETI se le somete a las pruebas de identificación. "Empezamos a hacer pruebas el año pasado. Ahora ofrecemos someterse a ella de forma voluntaria a todos los que llegan con menores a su cargo y si se niegan se pone en conocimiento de la Fiscalía".

José Antonio Lorente, forense de la Universidad de Granada y asesor del Vaticano en materia de Trata, está convirtiéndose en uno de los mayores colaboradores de las ONG y la Policía en este ámbito. Desde septiembre de 2012 ha analizado 26 casos. En ocho de ellos, dio negativo: el adulto que aseguraba ser su progenitor no lo era. Explica que las pruebas que se están realizando en España entran dentro de lo que es el perfil DNA-PROKIDS, la organización internacional que lucha contra el tráfico de menores.

Marruecos, punto de paso obligado

Helena Maleno, de Caminando Frontera es una de las mayores expertas internacionales en materia de trata. Ha estudiado en profundidad tanto los métodos que usan las redes para llevar a las mujeres desde Nigeria a España como el destino que le preparan a los niños y trabaja con muchas de las víctimas que pasan por el norte de Marruecos antes de subirse a una patera o de cruzar a Ceuta y Melilla. El colectivo del que forma ha llegado a entregar un informe confidencial a la relatora de la ONU contra la trata en su visita a Marruecos.

Maleno alerta de que el fallo en el sistema español de detección de los menores que son explotados por las redes para todo tipo de fines, está permitiendo que muchos niños y niñas de corta edad estén entrando en España para ser explotados, sobre todo, sexualmente".

"El mercado sexual en España y Europa es muy amplio. Los que demandan esto saben que los menores subsaharianos que nacen en Marruecos no se inscriben en ningún registro. Lo saben los pederastas españoles y de otros países de Europa. Recuerdo el caso de una niña de dos años en Marruecos. Vino un español a probar la 'mercancía' y a pedir a un miembro de la red que la pasara a la Península. La niña ya había sido abusada en Marruecos, conseguimos denunciar y la persona de la red fue detenida".

Caminando Fronteras afirma que "hay muchos casos de malos tratos y niños que han muerto una vez en Marruecos, porque así lo decide la red, pero también en España, como el de una mujer en Andalucía que fue condenada por matar de una paliza a un bebé subsahariano, que se comprobó que no era suyo".

España es, junto a Italia y Turquía, puerta de entrada. Los niños francófonos son llevados desde España a Francia o Bélgica y los anglófonos a Alemania, Noruega o Italia. Lo llamativo es que estos niños son llevados fuera después de pasar cierto tiempo en el Estado español, incluso después de hacer estado escolarizados. "Hay un agujero negro de los servicios de protección al menor, que no captan esas realidades y que no pueden hacerles un seguimiento", lamenta.

El país de procedencia de las víctimas suele ser Nigeria (el 99 por ciento de las mujeres y niños nigerianos que llegan en patera tienen todos los indicios de ser víctimas de trata), pero se está registrando un aumento de Camerún, Guinea Bissau o Guinea Conakry.

La razón, explica, es que "cuanto más control migratorio, más difícil es que pase alguien como migrante económico y más fácil lo tienen las redes de trata para ofrecerse como una vía con garantías para entrar en Europa".

Mujeres víctimas: esclavas y criminalizadas

La responsable de Womenslink, Viviana Weisman, describe la situación de las mujeres. "Cuando hablamos de este perfil de mujeres subsaharianas, casi todas nigerianas, víctimas de trata, la mujer es propiedad de las redes. La relación es similar a la esclavitud, hasta el punto de que las redes deciden cuándo las mujeres se quedan embarazadas, cuándo abortan o cuándo tienen que pasar en patera a España embarazadas o con menores desde Marruecos. Es fácil que tengan muchos hijos porque son violadas permanentemente desde que las sacan de sus países y también cuando están controladas en Marruecos".

Y además de esclavizadas muchas son criminalizadas. "Lo que hace falta es un reconocimiento de los derechos de las víctimas de trata. Lo que no queremos que se criminalice a una víctima de trata. Si una mujer víctima de la coacción de una red de trata, entra con un niño que no es suyo, no se le puede imputar a ella un delito cuando ha sido obligada por la red a introducir a ese menor".

Casos así están documentados. Teresa Fernández, abogada de Womenslink , narra el de una mujer que fue coaccionada a entrar con el hijo de otra mujer, que fue acusada de tratante, pasó un año en prisión preventiva y se le acabó condenando.

Red Contra la Trata lleva años pidiendo más implicación a las administraciones

Desde Save The Children, miembro de la Red Contra la Trata, tienen bien detectada la explotación sexual de menores pero reconocen que no se conoce a fondo otras formas de trata como la explotación laboral o para la comisión de delitos menores. Y la falla la identificación de las víctimas supone una dificultad para perseguir a las redes. "El Estado tiene pendiente dar una respuesta de protección a estas víctimas porque las redes están comerciando con sus vidas. Apenas se detecte un niño víctima de trata hay que declararlo en desamparo y la tutela ha de ser para la comunidad autónoma para evitar que pueda volver a ser explotado".

Caso Catalán

En Cataluña organizaciones especializadas en el trabajo con víctimas de trata han denunciado "el gran desconocimiento que existe en toda España con el tema de la trata infantil" . Afirman que es necesario una "mayor formación por ejemplo de los trabajadores de los centros de menores que sean capaces de identificar a aquellos o aquellas que están controlados por las redes. Hemos tenido muchos ejemplos de adolescentes nigerianas que aun declaradas víctimas de trata, después de estar tuteladas por los servicios de protección las mafias las explotan inmediatamente desde que cumplen la mayoría de edad y ya pueden sacarlas de los centros". En este sentido esta experta de una ONG que ha trabajado con varios casos de menores víctimas de trata, entre ellas siete menores subsaharianas víctimas de explotación sexual a las que han estado ayudando, y que prefiere el anonimato, asegura que "el problema de la administración es que no se apuesta por recursos especializados".

Reuniones monográficas al respecto por el aumento del número de casos

Según ha sabido la SER, el grado de preocupación por este fenómeno ha generado que se incrementen los contactos entre distintas administraciones para avanzar en la búsqueda de un protocolo de identificación de los menores que ONG y el Defensor del Pueblo vienen reclamando, esta última a través de su informe monográfico sobre trata desde 2011.

En junio de 2013 en Madrid en la sede del Defensor del Pueblo se dieron cita todas las administraciones y ONG implicadas pero además se han celebrado en los últimos tiempos otras dos reuniones en la sede del Defensor del Pueblo Andaluz, una en el mes de julio y otra hace dos semanas en las que estuvieron presentes representantes de la Fiscalía , de los servicios de protección al menor de la Junta de Andalucía al ser la región por donde pasan la mayoría de estos niños, de la Ucrif, la unidad de la Policía dedicada a investigar este tipo de delitos y las ONG que están asistiendo y detectando a las víctimas.

Además, la Fiscalía General del Estado en su memoria 2012 expresa "su profunda preocupación por el fenómeno de los bebés ancla, además en un 25% de los casos se ha constatado que entre mujer y bebé no existía un vínculo materno filial". Según la memoria " al cabo de unos días en los centros , la madre postiza y el Niño abandonan esos centros y esa mujer acabará ejerciendo la prostitución en cualquier punto de España o Europa".

Informe de trata del defensor del Pueblo

En el informe monográfico realizado por el Defensor del Pueblo en 2011 se recogen casos como el de Queen, una joven nigeriana, víctima de trata, que llegó a España en patera con tres menores a su cargo y que a los pocos días de estar en un centro de protección desaparece. Todavía hoy se desconoce el paradero de Queen junto a los tres menores, que abandonaron el centro. La investigación continúa abierta con los servicios de protección de menores autonómicos y la Fiscalía General del Estado. En otro caso puesto como ejemplo, el Defensor del Pueblo tuvo conocimiento de la desarticulación de una red de proxenetas que explotaba sexualmente a mujeres de nacionalidad nigeriana y las obligaban a ejercer la prostitución. Según se indicaba, en ese operativo policial fue rescatado un menor de dos años de edad que permanecía retenido por la organización criminal mientras su madre era obligada a prostituirse en Italia.

Otro caso, el Defensor del Pueblo tuvo conocimiento de la llegada al puerto de Motril (Granada) de una patera en la que viajaban treinta mujeres de origen subsahariano, nueve de ellas embarazadas y diez menores de edad, por lo que se inició una investigación de oficio ante la Subdelegación del Gobierno en Granada con el objeto de conocer las actuaciones realizadas por los organismos competentes. La Subdelegación del Gobierno comunicó que las mujeres y los menores de edad, todos ellos indocumentados, fueron acogidos por una organización no gubernamental que los derivó a distintos centros de acogida. Otro grupo de mujeres, en avanzado estado de gestación, fueron acogidas por otra organización. Algunas semanas después, todas ellas abandonaron los centros de acogida junto a sus hijos, sin que por parte de la policía se conociese su paradero actual. Tras examinar la documentación completa sobre las actuaciones realizadas y los datos identificativos de cada una de ellas se pudo comprobar que habían sido identificadas por la policía como potenciales víctimas de trata, por lo que se les había ofrecido acogerse al período de restablecimiento y reflexión, que todas ellas habían rechazado. Posteriormente fueron identificadas varias ejerciendo la prostitución".

Carencias que denuncia el Defensor del Pueblo en la lucha contra la trata y en especial sobre los menores

Existe una falta de desarrollo de protocolos de activación ante situaciones de riesgo.

Falta de detección temprana de menores que llegan a las costas acompañados de adultos.

Falta de coordinación entre las diversas autoridades competentes.

Se ha alertado del desconocimiento de las autoridades competentes de llegada de menores al territorio.

Es necesario comunicar al Ministerio Fiscal la llegada de menores indocumentados acompañados.

Se necesita verificar la filiación entre los menores y adultos que les acompañan.

Resulta imprescindible crear un registro telemático de menores extranjeros y sobre esto amplia "la urgente necesidad de poner en práctica un protocolo de actuación, y resulta igualmente imprescindible adoptar las medidas técnicas necesarias que permitan el inmediato registro de cada menor en una base de datos. Esta cuestión reviste una especial impor­tancia a fin de evitar supuestos como el caso de dos bebés gemelos que llegaron en patera y que accedieron a territorio nacional, uno en brazos de su madre y otro en brazos de otra mujer que se hizo pasar por su madre".

Milagros Núñez: "Es muy difícil detectar si el menor es el hijo de la persona que la porta o no"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?