Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"¿No me puedes recomendar un vino de 7 euritos que esté bien?"

Luis Tolosa acaba de publicar una nueva edición de 'Los Supervinos', una guía que reivindica excelente calidad-precio de los vinos del supermercado

"España es un paraíso. Tenemos la mejor relación calidad-precio del mundo, tanto en gastronomía como en vino". /

Luis Tolosa es un sociólogo al que le chifla la buena mesa y el buen vino. Lleva más de 10 libros publicados en los que, sobre todo, habla de enoturismo y de aspectos culturales. Pero aunque también sabe de grandes reservas con precios astronómicos, muy a menudo tiene que lidiar con la pregunta: "Oye, ¿no me puedes recomendar uno de 7 euritos que esté bien?". Su respuesta es Los Supervinos (Los Libros del Lince, 2013)una guía en la que desgrana la excelente calidad-precio de los vinos que ofertan los supermercados españoles.

¿Cómo se os ocurrió hacer una guía de vinos de supermercado?

"El vino cotidiano se ha convertido en la botellita buena del viernes"

"Nos hemos obsesionado con hacer buena calidad pero nos hemos olvidado de vender bien"

Yo venía de estar un año en La Rioja y de publicar un pedazo de libro... pero ves que la gente, cuando le recomiendas un vino de 80 euros, te dice: "Oye, ¿no me puedes recomendar uno de 7 euritos que esté bien?". Entre que ves que hay una demanda de vinos asequibles, y que mi editor ya tenía en mente publicar algo así porque en otros países ya se ha hecho, fundimos las dos ideas y creamos Los Supervinos.

España debe de estar entre los mejores países del mundo en vinos de supermercado, ¿no?

Con la primera edición, de 2010, nos dieron el premio a la mejor guía de vinos de España, y luego la tercera mejor del mundo. Eso es muy raro con un libro de bolsillo que solo habla de vinos muy económicos, la verdad. El jurado nos explicó que España es el único país del mundo en el que se puede hacer una guía de buenos vinos de menos de 7 euros. En el resto del mundo, lo económico son menos de 20 dólares...

Con los restaurantes pasa algo parecido. El menú de un restaurante con tres estrellas Michelin cuesta en España la mitad que en el resto del mundo...

Tenemos que empezar a darnos cuenta de que España es un paraíso. Tenemos la mejor relación calidad-precio del mundo, tanto en gastronomía como en vino. Yo he sido jurado del Concurso Mundial de Garnachas, en Perpignan, y los franceses se quedaban flipaos cuando, al destapar una botella muy bien valorada, resulta que valía 4 euros.

En la guía cuentas que el precio medio de las botellas que solemos comprar oscila entre los 3 y los 4 euros...

Son datos del Observatorio del Vino que me han confirmado los supermercados y que puede constatarse en cualquier lineal al observar los hábitos de compra del consumidor. En la franja de los 6 euros están casi todos los crianzas de Rioja y casi todo el resto de denominaciones de origen se sitúa por debajo. Valdepeñas, La Mancha, Navarra... Zonas que tienen vinos magníficos por menos de 4 euros. ¡Y con la crisis se ha disparado la oferta por debajo de 1,99! Sobre todo en Mercadona y Lidl, que son los reyes de esta franja.

¿Cómo puede valer eso un producto elaborado que, además, va en botella de cristal y lleva corcho? ¡Encontramos botellas de agua a ese precio!

Es un drama. En España nos hemos obsesionado con hacer buena calidad pero nos hemos olvidado de vender bien y, al final, tu producto se vende a precio. Cuando se acumulan los stocks, los precios bajan. Hay gente que está ganando 15 céntimos por botella, lo cual es muy beneficioso para el consumidor pero peligroso para la supervivencia de muchas bodegas. Detrás de esos vinos suele haber empresas que venden 10 millones de botellas al año.

Resulta casi imposible saber cuál es el vino más vendido de España pero seguro que se te ocurre el nombre de tres o cuatro candidatos...

El cava Carta Nevada, de Freixenet. El blanco Viñasol, de Torres.Y varios crianzas de Rioja. Un CVNE, probablemente.

En los supermercados extranjeros siempre se ve el Sangre de Toro.

Es que Torres es un avanzado a su época. Lo que muchos están pensando ahora Torres ya lleva 30 años haciéndolo. Es uno de los grandes monstruos. Tiene un departamento de marketing brutal y lleva en China más de 20 años.

A pesar de todo, en España se bebe cada vez menos vino...

Cierto. Somos uno de los grandes productores del mundo y el consumo no deja de bajar. Pero no somos los únicos. También se da en otros países viejos. Han aparecido bebidas que han incrementado mucho sus ventas, como el agua, los refrescos o la cerveza, y el vino cotidiano se ha convertido en la botellita buena del viernes.

¿Cuál es el vino estrella por debajo de 2 euros?

Hay uno muy destacado: el Castillo de Liria, de Bodegas Gandía, la más grande de Valencia. Mercadona tiene un muy buen acuerdo con ellos y está muy bien posicionado en sus 1.300 tiendas, con un previo de venta al público de 1,79. Yo lo he llevado a catas, junto a otros vinos de 7 u 8 euros, y ha quedado tan bien valorado como el resto.

En los supermercados también encontramos vinos muy bien puntuados por Parker...

¡Claro! Hacer una guía de vinos de supermercado no significa hablar de vinos baratitos y flojitos. Entre los vinos que recomiendo por menos de 7 euros hay algunos que tienen 90 puntos Parker o que han ganado una medalla de oro en Bruselas, que es uno de los certámenes de referencia. Pero también he incluido un capítulo de vinazos hasta 14 euros, en el que aparecen algunos de los más destacados por Parker o Peñín.

¿Por qué hay vinos de 500 euros, si tenemos vinos tan buenos por 15?

El precio del vino no solo depende de la calidad. La relación oferta-demanda es fundamental. Si una bodega solo ofrece 1.500 botellas pero su vino se hace famoso y el mercado internacional demanda 50.000 unidades, automáticamente sube el precio. Los distribuidores ofrecen más dinero y la cotización va al alza. Hay vinos españoles que se han convertido en mito y que se venden en casas de subasta.

Vega Sicilia, L'Ermita...

¡Y muchos más! El Pingus ronda los 1.200 euros y el CVNE Imperial Gran Reserva 2004, que vale veintipico euros y acaba de ser elegido por la prestigiosa revista Wine Spectator como el mejor vino del mundo. Se agotará inmediatamente y luego será el mercado quien fije su precio.

¿En el supermercado también hay vinos caros?

¡Claro! Comprar vino en el supermercado, en Francia u otros países de Europa, está muy normalizado. Aquí, como tenemos cierta cultura de nuevos ricos, desprestigiamos cosas que no tiene sentido desprestigiar. A veces está un poco mal visto y parece que para comprar un buen vino hay que ir a la tienda especializada. ¡Falso!

Lo bueno de las pequeñas tiendas es que el vendedor nos atiende de forma personalizada...

Hace 10 años había que comprar en las tiendas, sin duda. Pero los supermercados han cambiado mucho. En sus secciones de vino ya no vemos estanterías metálicas y muchos establecimientos tienen a un sumiller que te atiende y te aconseja. En las tiendas podrás descubrir vinos de bodegas pequeñitas, mientras que en los supermercados todo viene de grandes empresas porque, para atender a un monstruo como Carrefour o Alcampo, tu producción ha de ser enorme. Pero no hay que ensalzar un canal de venta y demonizar el otro. Yo compro en los dos sitios y me siento igual de bien en ambos.

¿Has incluido algún vino de Jerez?

No. Solo tintos, blancos, rosados y cavas. Podría hacerlo pero no es una compra típica de supermercado.

Hay tres vinos andaluces con 100 puntos Parker y en el Reino Unido los vinos de Jerez son muy apreciados pero en España, curiosamente, juegan un papel bastante secundario...

España es tan grande y tan plural que a veces no nos enteramos de lo que pasa unos cuantos kilómetros más allá. El consumo está muy regionalizado. Con el cava pasa algo similar. Con la excepción de Cataluña, se usa para brindar en fin de año y poco más. A mí me gustan los vinos canarios y es difícil encontrarlos en la Península...

¿Echas de menos más iniciativas que acerquen el vino a la gente joven?

Nuestra guía está funcionando bien en ese sector. Nos lo dicen las librerías y recibimos muchos e-mails. Nos felicitan por la falta de lenguaje técnico y poético, por ejemplo. Si despojamos al vino de ese exceso de decoración, todo fluirá.

¿Lo estamos haciendo?

Detrás de muchas bodegas hay ya una generación de profesionales de 28 o 30 años que impulsan etiquetas diferentes y transmiten otro mensaje. El abuelo se dejó los riñones en la viña y murió pobre, y el padre se fue a la ciudad y ahora es abogado o economista. Muchas veces es el nieto quien recupera el trabajo del abuelo. Pero ha estudiado enología y tiene otros conceptos. Está en otra onda. Ahí hay una gran esperanza.

La etiqueta es fundamental, sobre todo en el supermercado...

Somos así en todo. Elegimos con la vista. Una etiqueta clásica encajará con los gustos de una generación de edad más avanzada. Pero también las hay que buscan descaradamente al público juvenil o al público femenino.

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter | Opinión gastronómica, en Tinta de Calamar | Blog de Recetas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?