Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Año 1 después de MasterChef

Unos estudian cocina, otros ultiman la puesta en marcha de un negocio y muchos han publicado un libro: así les va a los concursantes del primer MasterChef

El arranque de 'MasterChef 2' mostrará cómo fue el proceso de selección de los elegidos, entre los que se encuentran una vegana y un celíaco. Fabián, Juan Manuel, Eva y Maribel participaron en el macrocásting de Barcelona. /

"¿Para qué voy a hacer una esferificación de parmesano en casa? ¿Para mi marido y para mí? Yo sigo haciendo cocina tradicional". Maribel Gil no ganó el concurso. Ni siquiera llegó a la final, de hecho, pero sí se mostró como una madraza muy simpática y eso, rodeada como estaba de aspirantes a chef de alta cocina, le valió la aceptación de buena parte del público. TVE estrena este miércoles la segunda temporada de MasterChef y las expectativas, tras el éxito de audiencia de la primera edición, son altas. Pero ¿qué ha sido de Eva, Cerezo, Clara, Juan Manuel y compañía? "Yo sigo siendo ama de casa... ¡y por muchos años!", exclama por teléfono Miss Alcachofa. Tiene algo de prisa, eso sí. En un rato coge el tren para ir a grabar Mira Quién Baila.

La ama de casa más famosa de Benicarló (Castellón) explica que ya tiene "la vida hecha" así que cocina igual que antes: "Lo mismo te hago una sopa que una paella". Pero entre plato y plato (y baile y baile) saca tiempo para colaborar con Jordi Cruz en la Escuela de MasterChef, para publicar recetas en la revista Diez Minutos o en un libro, y para visitar los pueblos de la zona cuando la reclaman. "No cobro nunca. Lo hago porque me gusta", explica. "Es justo corresponder a la gente que me ha apoyado tanto".

Lo que más ilusión le ha hecho, de todas formas, es recibir la Alcachofa de Oro: "¡Es el premio más importante de Benicarló. ¡Estoy supercontenta! Vinieron todos mis compañeros del programa y la productora casi en pleno".

Los bolos y la colaboración con medios de comunicación es una constante en la mayoría de los exconcursantes pero el más televisivo de todos, sin duda alguna, es el niño Fabián León, quien participa a diario en el programa Una micona més de IB3, la televisión autonómica balear.

"Sigo estudiando Publicidad y Relaciones Públicas, me quedan tres años, pero he tenido que volver a Mallorca y dejar los estudios un poco aparcados", cuenta por teléfono. "Me lo tomo como un periodo de prueba. No creo que quiera pasar todo el día metido en la cocina de un restaurante. ¿En una pastelería? Puede ser. Pero a mí lo que me gusta es la comunicación y eso es algo que no está reñido con la cocina".

Fabián León, uno de los tres finalistas de MasterChef, también apareció en la versión Junior del programa, ha publicado un libro de recetas (Los mejores postres de Fabián) y acude regularmente a ferias y congresos gastronómicos, como el Fórum de Coruña, en el que impartió talleres para niños.

También han sacado libro los otros dos finalistas de la primera edición del talent show, Eva Micaela Millán y Juan Manuel Sánchez. El de ella, licenciada en Biología y con estudios de posgrado en Calidad Alimentaria y Nutrición, combina recetas aptas para celíacos o diabéticos con información nutricional. El de él, primer MasterChef español, incluye los platos con los que sedujo a Ferran Adrià y al resto del jurado en la final.

Ambos han estudiado cocina este curso en la escuela Le Cordon Bleu (Juan Manuel Sánchez sigue hasta finales de junio, con un módulo de pastelería) y, de hecho, son los únicos que van a trabajar en una cocina a corto plazo.

El almeriense explica por teléfono que antes le gustaría pasar un tiempo de prácticas con "los más grandes", Martín Berasategui y Pedro Subijana, para luego incorporarse al equipo de Bilbao Berría: "Yo sabía desde muy pequeño que quería dedicarme a esto. Se me han abierto unas puertas de escándalo y no voy a desaprovecharlo". Su sueño, de todas formas, es acabar abriendo un restaurante en Madrid.

Eva Micaela Millán no lo tiene tan claro como su compañero de clase porque, aunque ha decidido aceptar la oferta de un hotel mexicano ("al menos durante año"), tampoco quiere olvidarse de todo lo que ha estudiado. "Tengo ideas borrosas", dice. "Me ha gustado mucho el curso pero también me gusta mucho enseñar o investigar. Estar con Ferran Adrià, entre la cocina y el laboratorio, sería ¡la leche!".

Mientras se decide, colabora en Gastronomia.es, un portal impulsado por José David Moliner, el informático de MasterChef, en el que también pueden encontrarse recetas de su amigo José Antonio Cerezo, quien además tiene previsto empezar a colaborar con la televisión on-line del periódico La Comarca y, de vez en cuando, acude a algún showcooking.

"Estuve un tiempo en Calima con Dani García pero ni tengo edad ni me lo puedo permitir", señala desde Alcañiz (Teruel) y con el alboroto de sus hijos sonando de fondo. "MasterChef no le cambia la vida a nadie. La tele es la tele y la vida real es la vida real. Al ganador le ha cambiado que tiene 100.000 euros más en la cuenta y a mí me llena el cariño de la gente, que me pregunta qué voy a hacer para comer y me pide consejo para las lentejas. Pero yo tengo una hipoteca que pagar... ¡hasta los 67 años!".

Si Cerezo se hizo famoso por sus purés, José David Moliner será recordado por sus técnicas y por algunos comentarios que le valieron cierta fama de villano. "Tuve gestos muy bonitos que luego no se emitieron y, sin embargo, mostraron sonrisas mías que no se correspondían con el momento en el que se había grabado", arguye por teléfono el valenciano. "Pero bueno, es un programa de televisión y hay que darle un papel a cada uno".

Moliner ha estado de prácticas en dos de los restaurantes más reputados de su ciudad, el Riff (del chef alemán Bernd Knoller) y el 'estrella Michelin' Ricard Camarena, pero ahora reparte su tiempo entre una empresa informática, el portal de Internet y servicios esporádicos de catering. "Ni me dedicaba ni me dedico a la cocina. Es muy distinto una afición a una dedicación. Quizá por eso ganó Juan Manuel", comenta.

Clara P. Villalón tampoco trabaja en la cocina de un restaurante pero su lista de actividades es extensa: es la jefa de cocina en la Escuela (y librería) A Punto, colabora con EsRadio y El Diario Montañés, publica recetas en la revista ¡Hola! y en la web de los supermercados DIA, hizo prácticas en El Bohío de Pepe Rodríguez, ha escrito una novela gastronómica (El Club del Cupcake) y en junio se examina de las cuatro asignaturas que le quedan para acabar la carrera. "¡Y soy la única que no tiene contrato con MasterChef!", explica por teléfono.

Al preguntarlo por el futuro responde que "nunca se sabe". Asegura que le encanta "la comunicación gastronómica y la docencia" pero incide en que, igual MasterChef le dio "un giro total" a su vida, "ahora podría llegar otra cosa".

El lucense Efrén Álvarez también ha optado por la multitarea porque, aunque se dedica a hacer auditorías en la consultora PwC "15 horas al día", saca tiempo para colaborar en el blog de la Cadena SER Tinta de Calamar y hasta para ultimar los detalles de un proyecto empresarial que tendrá algo que ver con la "comida envasada" pero del que prefiere no dar muchos detalles.

"Recetas, crítica de restaurantes, control de calidad"... Su idea, según cuenta, es compaginar su formación universitaria (Administración y Dirección de Empresas, y Actuariales) con la cocina: "Al principio hubo una intentadiña pero es difícil".

El gallego también pasó tres semanas a las órdenes de Jordi Cruz en la cocina del restaurante ABaC, justo el lugar en el que su compañera María de la Fuente afirma haber descubierto "de verdad" que cocinar le gusta "mogollón". Un lugar en el que, por cierto, no es nada fácil entrar: "Tenía miedo de cómo se lo iban a tomar el resto de stagiaires porque yo iba de enchufada pero la verdad es que me acogieron superbien".

La cordobesa explica que MasterChef le ha cambiado la vida ("yo lo tenía todo planeado, con un trabajo como profesora de maquillaje, y ahora la estética ¡ni la toco!") y celebra que, después de "aprender un montón de cosas" junto a Susi Díaz y Jordi Cruz, le llamaran del alicantino Nokori para hacer sushi: "¡Mi primer contrato como cocinera!".

De la Fuente no ha escrito artículos ni ha publicado recetas ("las jornadas en los restaurantes eran larguísimas y, cuando llegaba a casa, quería dormir y descansar") pero sí está preparando la puesta en marcha de una empresa de catering: "Cuando ha sonado el teléfono estaba haciendo pruebas con un salmorejo picante... y todavía le falta algo. El tabasco lo he descartado. Quizás kimuchi, un preparado japonés que sabe mucho a ajo".

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter | Opinión gastronómica, en Tinta de Calamar | Blog de Recetas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?