Jueves, 06 de Agosto de 2020

Otras localidades

ATENTADOS EN PARÍS

Cuando el pánico vive en París

Cientos de personas que se habían reunido en la Plaza de la República salieron en estampida por lo que luego se confirmó como una falsa alarma

La plaza de la República de París se levanta contra el terrorismo yihadista / La plaza de la República de París se levanta contra el terrorismo yihadista / NICOLÁS CASTELLANO

A las siete menos cuarto de la tarde, Esther Bazán, la editora de los Informativos Fin de Semana de la Cadena SER y quien esto escribe, estábamos recorriendo los lugares de los atentados del viernes, porque habían levantado el cerco policial y se podía acceder hasta la misma puerta, vivimos en primera persona un ataque de pánico que desembocó en una avalancha de gente, que se empujaba, pisoteaba y tiraba al suelo con tal de avanzar y de huir del lugar.

Alrededor de las 19:00 horas del domingo, se han vivido escenas de pánico en la plaza de la República de París debido a una falsa alarma. De repente, las personas que se encontraban en el lugar rindiendo homenaje a las víctimas de los atentados de París han empezado a correr en todas direcciones. La plaza se ha vaciado en pocos minutos.

Según relata un testigo de lo ocurrido al diario Libération, unos ruidos que parecían "petardos" han causado la alarma. La plaza ha vuelto a la normalidad minutos después.

El sitio es, donde están ubicados los restaurantes Pettit Vietnam y Le Carillon. Unas 200 personas miraban la fachada de este pequeño restaurante en el que se pueden ver seis impactos de bala, cuando una mujer se puso a gritar. Nosotras no entendimos muy bien lo que decía, pero varias personas aseguraron que gritó "tiene un arma" (señalando a un hombre de unos 30 años de aspecto árabe). Lo siguiente fue un auténtico caos. Gente corriendo, algunos cayeron al suelo y otros les pasaron por encima, bolsos abandonados, incluso un carrito de bebé en la mitad de la calle junto a una zapatilla deportiva y dos zapatos de tacón diferente.

Unas seis personas nos escondimos en una verja y detrás de unos setos, y el individuo en cuestión se acercó hasta donde estábamos y mirándonos fijamente (yo tenía el micrófono de la Ser en la mano) dijo: "¿por qué corréis? No llevo arma. Esta mujer está loca. Volved". Pero antes de que terminara si quiera de hablar, nuestros acompañantes de escondite salieron corriendo hacia un portal de una vivienda que se había abierto en las inmediaciones y un chico que nos invitaba a refugiarnos allí. El individuo volvió al lugar del restaurante, pero la gente seguía corriendo y gritando. Algunos llegaron hasta la Plaza de la República gritando que había otro ataque en el Petit Vietnan y allí en esa plaza, donde se agolpan cerca de mil personas, el pánico fue aún más numeroso.

Nosotras llegamos hasta una calle lateral y allí dos agentes de la policía armados y parapetados detrás de un muro de mediana altura nos hicieron señas para que saliéramos de allí por precaución hasta que comprobaran la veracidad de la amenaza, que se tornó una falsa alarma y una muestra de que la aparente tranquilidad con que los franceses afrontan estos ataques, esconde un pánico cerval que vive entre la población.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?