Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La última misión “suicida” de Rosetta

Tras más de una década en el espacio, esta sonda europea termina mañana su histórico trabajo al aterrizar en la superficie del cometa que ha estado orbitando desde hace 2 años.

Imagen facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que muestra la sonda Rosetta durante su aproximación al cometa 67P para su aterrizaje. Esta misión finaliza el 30 de septiembre con un aterrizaje controlado sobre el cometa 67P. / ()

La maniobra de descenso durará unas 10 horas y, durante todo ese tiempo, la antena de esta nave no tripulada seguirá enviando imágenes y datos a la Tierra, como ha explicado a la Cadena SER Mark McCaughrean, uno de los científicos de la ESA (la Agencia Espacial Europea) y que acaba de ofrecer una conferencia en España invitado por la Fundación BBVA.

A una altura de 19 kilómetros sobre el cometa se desconectarán los propulsores para que la caída sea libre (atraída por la baja gravedad de esta roca espacial) y así podrá obtener lo que serán, sin duda, las mejores imágenes de la superficie de un cometa.

Pionera

 Bautizada en honor a la famosa piedra que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios, esta sonda ha sido la primera de la historia que ha logrado ponerse en órbita de un cometa tras recorrer casi 8.000 millones de kilómetros en el espacio. Además, también ha conseguido lanzar un “robot” a la superficie de un cometa: el Philae.

La información que durante su descenso enviará Rosetta será muy valiosa porque, como afirma McCaughrean, será la primera en poder “analizar el gas, el polvo y el plasma de un cometa a tan corta distancia”.

 Final

Nada más tocar la superficie del cometa 67P/ Churyumov-Gerasimenko, Rosetta dejará de comunicarse con la Tierra porque sus baterías estarán ya agotadas. Y, de este modo, la ESA dará por finalizada su misión, que algunos han calificado de “suicida”.

La histórica misión de Rosetta ha durado 12 años y 6 meses y 28 días, desde su lanzamiento el 2 de marzo de 2004. Pero la valiosa información que esta sonda ha enviado a la Tierra tardará muchos años más en poder analizarse a fondo y muchos astrofísicos esperan que pueda aportar las claves de la llegada del agua (e, incluso, de los llamados “ladrillos” de la vida, los aminoácidos) a nuestro planeta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?