Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Yurrita cumple 150 años dando la lata

La empresa conservera vasca centró en la exportación el 100 % de su negocio hasta hace solo 10 años

Juan Yurrita, en el Salón de Gourmets. /

Cuenta Juan Yurrita que que fue su tatarabuelo, José Miguel Mauleón, quien fundó la empresa hace justo 150 años: en 1867. Un tiempo después, sin embargo, se la vendió al marido de una de sus cinco hijas, Agapito Yurrita, y desde entonces esta conservera con sede en Mutriku (Gipuzkoa), ha mantenido el mismo nombre.

Escucha la entrevista a Juan Yurrita en La Ventana, a partir del minuto 16.

"Al principio se hacía mucho escabeche de pescado: bonito, chicharro, besugo... Y también se vendía pescado fresco que se mandaba en carro de caballos hasta la estación de tren", detalla Juan Yurrita, quinta generación de esta empresa familiar —una de las más antiguas de España— que ahora dirige junto a uno de sus primos.

Pero para ser una empresa con tanta historia que, además, cuenta con una plantilla que ronda los 100 trabajadores, no se trata de una marca muy conocida. ¿Por qué? "En los años 50, cuando España era un país complicado, con muchos problemas de impago, mi padre hizo un buen cliente en EE UU", cuenta Yurrita en su stand del Salón de Gourmets, que se celebra en Madrid esta semana.

"Ahora ese cleinte es nuestro cliente más antiguo y, de hecho, hasta hace 10 años exportábamos prácticamente el 100 % de nuestra producción. Ya estamos en más de 60 países y ¡nuestra marca Lorea es líder de anchoas en Japón", dice orgulloso.

El director gerente de Yurrita admite que, como empresa, han recorrido un camino distinto al habitual porque primero han exportado para luego reconquistar el marcado español: "La anchoa y el bonito siguen siendo nuestro buque insignia, pero en los últimos años hemos diversificado bastante y hacemos croquetas artesanas, pasteles de cabracho, algún plato preparado"...

El stand de Yurrita, en el Salón de Gourmets. / C. G. CANO

Las conservas de marca Yurrita pueden encontrarse en tiendas gourmet, además de bares de tapas y restaurantes tan ilustres como Ramon Freixa, Martín Berasategui o El Celler de Can Roca. Pero su producto también llega a los supermercados bajo la marca Lorea Gourmet: anchoas, bonitos, boquerones, croquetas...

Juan Yurrita reconoce que la veda de la anchoa del Cantábrico les obligó a recorrer "un camino tortuoso", pero asegura que "gracias a eso" ahora las capturas atraviesan "un momento espectacular" y, de hecho, reicindica su papel pionero al haber sido los primeros productores de anchoa certificados con el sello MSC.

¿Qué puede esperar del futuro una empresa con tanto pasado? "Hemos pasado una crisis muy dura, pero nuestra estrategia", dice Yurrita, pasa por la calidad y por seguir trabajando muy duro, que es lo que nos han enseñado nuestros antepasados".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?