Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Jordi Pujol Ferrusola utilizó tres testaferros para simular negocios "irreales" con los que blanqueba dinero

El hijo mayor de los Pujol cerró centenares de operaciones con su móvil para no dejar rastro en su ordenador, ante la presión policial que sentía

Jordi Pujol Ferrusola, en una fotografía de archivo. /

El hijo mayor de la saga Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, utilizó a tres testaferros europeos e internacionales para simular negocios "inexistentes" y ocultar a la justicia casi 30 millones de euros desde que se le empezó a investigar en el año 2012. Es una de las conclusiones que recoge el informe de la UDEF, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional a cuyo contenido ha tenido acceso la Cadena SER. Según recoge el documento es un ciudadano de origen francés y dos ciudadanos de origen mexicano a los que conoció a través del marido, también mexicano, de una de las hijas de los Pujol Ferrusola.

Según la investigación contactó con  estos tres testaferros en el año 2014 cuando decidió cerrar todas las estructuras societarias absolutamente opacas que había creado con tranferencias desde el banco andorrano BPA. Hay constancia policial de que muchos integrantes de su familia decidieron regularizar sus cuentas con el fisco español excepto "Jordi Pujol Ferrusola que mantuvo la opacidad y giró sus recursos a la entidad 'Anzuelo de Soluciones', en México".

El modus operandi que planificaron los testaferros de Jordi Pujol Ferrusola pasaba por la teoría de la descapitalización. Compraban negocios en el extranjero, negocios ficticios y luejo justificaban perdidas como si la empresa hubiese quebrado. Asi, como "perdidas internacionales ficticias" movieron más de 12 millones de euros. En este capítulo de inversiones extranjeras la UDEF destaca la compra de un casino en México con el que según la policía blanqueó millones de euros.

El resto de la mecánica diseñada se estructuró en negocios inexistentes que se centran en cuatro prestamos ficticios a terceras personas entre ellas a su hija y cuyo valor asciende a 9 millones de euros y el resto, 8 millones, en concepto de plusvalías no declaradas.

Jordi Pujol Ferrusola realizó todas sus operaciones con su móvil

El hijo mayor de los Pujol cerró centenares de operaciones con su móvil para no dejar rastro en su ordenador. Según agentes de la UDEF y de la Fiscalía Anticorrupción cercanas a esta investigación, practicamente toda la mecánica que utilizó para blanquear el dinero que intentó ocultar lo hizo con su móvil personal consciente de que la policía le seguía el rastro.

Según estas fuentes durante los últimos tres años el hijo mayor de los Pujol Ferrusola blanqiueó millones de euros con su smartphone. Abrió negocios ficticios pidió préstamos bancarios, cerró operaciones de compras de casinos y de negocios con los que simulaba perdidas desde su móvil personal para evitar dejar rastro y complicar la labor policial como buen experto en medidas de seguridad.

El teléfono móvil fue incautado después de su interrogatorio incluso antes de que el Juez José de la Mata decidiese ordenar el ingreso en prisión sin fianza. Los investigadores coinciden en que ahora mismo el smartphone de Pujol Ferrusola es una de las piezas fundamentales de esta investigación porque fue su base de operaciones durante al menos dos años con lo que podría destapar más operaciones de ocultación de fondos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?