Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La autopsia revela que Laura murió por un golpe en la frente entre dos y tres días después de su desaparición

El golpe mortal habría sido provocado por un objeto contundente, un palo o una piedra

Jóvenes del instituto de Zalamea la Real colocan carteles en repulsa por la muerte de la joven Laura Luelmo. / ()

La joven profesora zamorana Laura Luelmo murió tras un fuerte golpe en la frente que le podría haber producido un traumatismo craneoencefálico, según ha revelado la autopsia practicada este martes al cadáver de la joven. El golpe mortal habría sido provocado por un objeto contundente, un palo o una piedra. Los forenses, según han informado a la Cadena SER fuentes cercanas a la investigación, fijan el fallecimiento entre el 14 y el 15 de diciembre, es decir, entre dos y tres días después de su desaparición. 

A la joven profesora zamorana se le perdió el rastro el miércoles. Y habría fallecido entre el viernes y el sábado. Este dato abre distintas líneas por esclarecer. Los investigadores trabajan con varias hipótesis: la posibilidad de que estuviera retenida o que estuviera viva tras el golpe y muriera después.

La investigación se centra ahora en los interrogatorios al detenido, que permanece en dependencias policiales, y en lo que se ha localizado en la casa del principal sospechoso. Además, tratan de localizar el móvil de la víctima. Este extremo es importante porque, si los interrogatorios no dan fruto, reconstruir las circunstancias de la muerte y las últimas horas de vida de Laura Luelmo pueden ser clave. El detenido es y era el principal sospechoso desde el inicio de la investigación pero ahora la Guardia Civil tienen que probar su implicación directa.

Según fuentes de la investigación, le han detenido porque había constancia policial de que quería huir. Aunque había dejado su casa desde la desaparición de la joven, estaba localizado. La Guardia Civil confía en que el cuerpo de Laura Luelmo se hallen restos de ADN del sospechoso. De eso, hasta ahora, no hay detalles.

El cuerpo fue localizado a cinco kilómetros de El Campillo, en la nacional 435, cerca de una acequia y se descarta que la mujer pudiese llegar por su propio pie hasta esa zona de bosque. La última llamada que hizo la joven desde su móvil es el miércoles a las cuatro de la tarde. Habló con su novio y le dijo que se iba a correr. Cuatro horas más tarde un repetidor recoge la última señal de su teléfono, a nueve kilómetros de su casa, en dirección contraria en la que se encontró su cadáver.

El detenido es un vecino de El Campillo que vivía muy cerca del inmueble que había alquilado la profesora zamorana al llegar a la localidad onubense. El arrestado es Bernardo Montoya. Había salido de la cárcel hace dos meses tras cumplir una pena de dos años y 10 meses por robo con violencia. Previamente había estado en la cárcel por el asesinato de una mujer. En diciembre de 1995 entró en prisión por asesinar a una anciana de 82 años. La Justicia le condenó a 17 años y nueve meses de cárcel por asesinato, allanamiento de morada y obstrucción a la justicia. En el año 2009 quebrantó un permiso penitenciario y un año después reingresó en prisión de forma voluntaria. En junio de 2015 volvió a entrar en prisión.

Varios vecinos han declarado que el ahora arrestado solía quedarse mirando a Laura Luelmo y que incluso ella había manifestado su inquietud por eso. Ahora el Instituto Armado tiene, en principio 72 horas, para probar su implicación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?