Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

Así trabaja BreadBot: el robot que hornea más de 200 panes al día sin la ayuda de un humano

El robot ha sido una de los principales atracciones durante las primeras jornadas del CES

El robot puede hacer hasta 200 panes al día. /

La robótica está cada vez más presente en el campo de la gastronomía. Desde robots de cocina como la Thermomix, que ayudan cada día a millones de personas de todo el mundo a elaborar las recetas más exigentes hasta robots capaces de cocinar hasta 300 hamburguesas por hora o ponerse al frente de una pizzería, como hizo Pazzi el pasado mes de julio.

Con motivo del Consumer Electronics Show (CES), que se celebra a lo largo de esta semana en Las Vegas (Estados Unidos), la compañía Wilkinson Baking Company ha presentado uno de esos robots que aspiran a revolucionar el sector. Se trata de BreadBot, un robot capaz de hacer más de 200 panes al día sin la ayuda de la mano humana.

Así funciona BreadBot, el robot panadero

Para que el robot comience a elaborar su propio pan, los empleados del supermercado o la panadería donde esté instalado BreadBot deberán verter la masa correspondiente en el embudo habilitado para dicha acción. Una vez hecho esto, los trabajadores no tendrán que volver a preocuparse por su producto, que pasará a ser tratado por las robóticas manos de BreadBot.

A continuación, la máquina medirá la masa introducida en el embudo y la mezclará con agua y levadura. Todo ello gracias a un sistema de medición ultrasónico, que se encargará de determinar cuál es la cantidad de agua, harina y levadura necesaria para que la mezcladora amase dicha mezcla de forma óptima.

Pan recién hecho en apenas 90 minutos

Después de amasar el producto y darle forma ovalada, el resultante continuará su viaje por una cinta transportadora. Allí, un láser especial medirá el peso de la masa y la cantidad de tiempo que necesitaría para comprimirse. Pasado este tiempo, la masa comienza a hornearse en una cámara de alta humedad.

Por último, cuando el pan sale del horno, un nuevo sensor determina la altura y el color del pan. Si todo sale como estaba previsto, un brazo extraerá el pan de la cinta de producción y lo colocará en una máquina expendedora, donde el cliente podrá escoger el producto. Todo ello en apenas 90 minutos, tiempo estimado por la compañía para elaborar una decena de panes.

A pesar de que pueda resultar una amenaza para la panadería tradicional, el director ejecutivo de la compañía Randall Wilkinson asegura que los panaderos no tienen de qué preocuparse. Bajo su junto de vista, este producto está dirigido a supermercados interesados en ofrecer pan fresco, por lo que no considera que sea un sustitutivo de las panaderías artesanales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?