Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Los acusados

El acusado número trece se convierte en el protagonista del juicio al procés

El mayor de los Mossos empezó en el Supremo la que será su defensa en la Audiencia Nacional

Esta semana la Fiscalía, por primera vez, ha pedido denunciar a un testigo por falso testimonio

Trapero durante su declaración como testigo /

El juicio al procés independentista ha atravesado una semana en la que ha quedado patente que a esta causa le faltaba al menos el acusado número trece: Josep Lluís Trapero, que vivió su declaración testifical como un ensayo para el juicio que le espera dentro de unos meses al otro lado del parque, en la Audiencia Nacional.

En sus muchas horas de declaración, Trapero avaló y desmontó distintas piezas del relato que esgrime la Fiscalía para acusar por rebelión a los líderes independentistas. Dejó bien claro que advirtió, sin matices, a Carles Puigdemont y su Govern de los riesgos que entrañaba permitir que dos millones de personas tuviesen un encontronazo con miles de agentes de Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra, pero también negó que la policía autonómica catalana formase parte de una estrategia conjunta recibiendo órdenes políticas.

Ahora será el tribunal el que decida qué valor da a su testimonio. Por un lado, su declaración tiene un valor relativo al estar imputado en otra causa y haber buscado combatir las acusaciones que pesan sobre él en la Audiencia Nacional. Por otro, lo que contó este jueves ha sido corroborado en días anteriores por otros comisarios de los Mossos d'Esquadra, Manel Castellví y Emili Quevedo, y se corresponde con lo afirmado hasta ahora por él mismo en la Audiencia Nacional.

Trapero buscó mostrar su máxima adhesión a las instituciones explicando que incluso tenía todo preparado para detener a Carles Puigdemont si era necesario, pero también se esforzó en defender que los Mossos d'Esquadra hicieron su trabajo tanto el 20-S como el 1-O. Defendió que cada colegio electoral estuviese vigilado por un binomino de agentes, a la espera de que el tribunal decida si eso es suficiente para combatir las acusaciones de huelga de brazos caídos por parte de la policía autonómica catalana.

Falso testimonio

El pasado jueves el fiscal Jaime Moreno decidió que ya había tenido suficiente y anunció, por primera vez en este juicio, que solicitaba que uno de los testigos fuese acusado por falso testimonio: Jaume Mestre, entonces responsable de difusión institucional de la Generalitat, que dio pocas respuestas concluyentes durante su declaración en torno a las campañas de difusión del referéndum y se expone a una acusación por la vía penal.

El sumario recoge un fragmento de veinte segundos de una testifical que ha llevado al fiscal a acusar con contundencia a Mestre. El pasado mes de junio, Núria Llorach - presidenta de la CCMA - aseguraba al juez Llarena que fue Jaume Mestre quien le expuso el proyecto de estas campañas de cara al referéndum. 

"Un tal Toni"

La declaración de Mestre se encuadraba en una batería de testigos supuestamente relacionados con la malversación y el supuesto uso o compromiso de dinero público para preparar el referéndum ilegal. Todos los testigos relacionados con estas empresas han coincidido en el mismo mensaje: aceptaron el trabajo pero finalmente no cobraron. 

En muchos casos estos encargos tenían detrás una persona a la que los testigos no han identificado más allá de un diminutivo: "Toni". El "Toni" que, según explicó Francisco Juan Fuentes (UNIPOST) gestionó la entrega en "una furgoneta blanca" de miles de cartas para citar a las mesas del referéndum. El "tal Toni" que según el diseñador Enric Vidal le pidió poner en marcha la impresión de 400.000 carteles promocionales sin decirle ni su apellido. 

No sabían quién iba a pagarles, ni cuánto iban a cobrar ni tampoco quién estaba realmente detrás del encargo, pero sus declaraciones quedaron matizadas el miércoles por la tarde: Enric Mary, de la empresa Artyplan, explicó que uno de estos encargos procedían de la Generalitat. La Fiscalía sospecha que detrás de ese "tal Toni" se esconde Antoni Molons, secretario de comunicación de la Generalitat de Catalunya.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?