Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 24 de Octubre de 2019

Otras localidades

Reabre la planta del agua carbónica que bebía Salvador Dalí

La multinacional Grifols ha reabierto la planta de Vilajuïga y apuesta por vincularla a la alta cocina

Imagen de archivo de la antigua embotelladora. /

El agua carbónica que bebía Salvador Dalí, la de Vilajuïga (Girona), cuya planta en esta localidad ampurdanesa ha reabierto la multinacional Grifols, apuesta ahora por la alta gastronomía como nicho de mercado y ha inspirado a Jordi Roca para la elaboración de un postre.

El maestro pastelero del Celler de Can Roca se ha sumado así a la inauguración de la reforma de las instalaciones de Agua de Vilajuïga que se ha celebrado este jueves con la presencia de autoridades locales y responsables de la nueva dirección.

A Roca le han enamorado las pequeñas burbujas que contiene un agua que es carbónica de forma natural, una bebida ligeramente gasificada que ha adquirido los bicarbonatos gracias a la presión del subsuelo y a minerales como el magnesio, el sodio, el calcio y el litio.

Reconocido como el mejor del mundo en su especialidad, el menor de los tres hermanos que regentan el Celler de Can Roca ha concebido un postre con una fase de fruta acuosa como hilo conductor y flores blancas como símbolo de renacimiento y de la pureza del agua. En concreto, una esfera de caramelo rellena de gotas de gelatina, lichis, flor blanca (saúco, acacia o jazmín en función de la época), sorbete, manzana verde y jalea de Agua de Vilajuïga y melón.

Grifols ha puesto 5,5 millones de euros sobre la mesa para poner de nuevo en marcha esta empresa y su objetivo es llegar en el plazo aproximado de un año a extraer 2 millones de litros para producir botellas de uno y medio litro.

El director general, Joan Fornós, detalla que la comercialización, limitada por el momento a Cataluña, se dirige a un segmento de "media y media-alta gastronomía", y entre sus clientes se encuentran restaurantes laureados con estrellas Michelin como el Miramar de Paco Pérez en Llançà o el Disfrutar de Barcelona.

El chef Ferran Adrià participa en un vídeo elaborado para darle la bienvenida a esta nueva etapa de Agua de Vilajuïga y la califica de "mágica" y, en el museo que se inaugura también este jueves en las instalaciones de la compañía se muestran fotos de Dalí mientras come con una de estas botellas sobre la mesa.

A Dalí, antes de adquirir para su musa Gala el Castillo de Púbol, hoy convertido en uno de los tres espacios que conforman el triángulo daliniano junto al Teatro-Museo de Figueres y a su casa de Portlligat, le interesó el Castillo de Quermançó y el agua que surgía del suelo a sólo dos kilómetros de él.

Sin embargo, el pintor ya la conocía, porque su padre, el notario Salvador Dalí Cusí, firmó el acta de disolución de las dos empresas que la producían para unirse bajo una misma firma.

La nueva Agua de Vilajuïga llega ahora a unos 500 establecimientos entre restaurantes y locales de referencia y sus fieles pueden disfrutarla de nuevo después de una apuesta de Grifols, que sus responsables entienden como sentimental.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?