Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Mamografías: cuándo empezar a hacerlas y cada cuánto tiempo

Diversos estudios han demostrado que es una técnica muy útil diagnosticar precozmente la mayor parte de cánceres de mama

La mamografía es la técnica más eficaz para el detección precoz del cáncer de mama / ()

La mamografía es la prueba de elección para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. "Se hace como una radiografía del pecho, una proyección de arriba abajo (craniocaudal) y una lateral (oblicuo lateral)", detalla Ana Alpuente, ginecóloga del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid. En la capital, la Consejería de Sanidad no ha renovado en tiempo y forma los contratos con las clínicas privadas que venían realizando las mamografías a las madrileñas en edad de riesgo y el programa de detección precoz de cáncer de mama ha estado paralizado nueve meses. Ahora la atención se está internalizando en los hospitales públicos tras veinte años en manos privadas y una acumulación de fallos de gestión que han hecho que la Comunidad de Madrid sea la región en la que menos penetración tiene el programa público de cribado. En el resto del país funciona con normalidad desde su implantación en los años 90.

El objetivo de ese programa es detectar prematuramente lesiones que pueden aparecer en la mama, incluso, en algunas ocasiones en fases premalignas, cuando la paciente no presenta síntomas y no se pueden palpar, por lo que solo es posible descubrirlas mediante la mamografía.

Las mujeres sanas que disponen de Tarjeta Sanitaria reciben una invitación a unirse al programa cuando llegan a una determinada edad, que varía en función de cada comunidad autónoma. Una vez se inscriben, son citadas cada dos años para hacerse la mamografía en el centro correspondiente. Fuera de este programa están las mujeres que tengan cierta predisposición genética o que ya hayan padecido algún tipo de lesión en la mama, ya que ellas deben hacerse mamografías con mucha más periodicidad, en función de cada caso.

Para aclarar algunas dudas respecto a esta prueba, hemos elaborado una guía completa con algunas cuestiones prácticas:

¿Por qué hacerse mamografías periódicas?

Porque el cáncer de mama es el que las mujeres padecen con más frecuencia. En España cada año se diagnostican aproximadamente 28.000 casos y mueren unas 6.000. Con una mamografía se detecta el 90-95 % de los tumores, aunque sean muy pequeños.

Numerosos estudios han demostrado la efectividad de las mamografías realizadas entre los 50 y 69 años. Son capaces de adelantar el diagnóstico en 2-4 años y, su detección precoz hace que se lleven a tratamientos más eficaces y menos agresivos y que la mortalidad reduzca en un 20%.

¿Cuándo una mujer debe empezar a hacérselas?

La edad de inclusión en el programa depende de cada comunidad autónoma. En la mayoría, el cribado se realiza entre los 50 años y los 69 años. En algunas, como la Comunidad Valenciana, Castilla y León o La Rioja, la edad de inicio se adelanta a los 45 años. Castilla-La Mancha es la comunidad donde el intervalo es más amplio: de los 45 a los 70 años.

En el caso de las mujeres con antecendentes familiares de cáncer de mama de primer grado (madre, hermana, hija), concretamente, en portadoras de mutaciones en los genes BRCA, la Sociedad Española de Oncología Médica recomienda iniciar el cribado a los 25 años o 10 años antes del caso más joven de la familia diagnosticada. En algunos casos, incluso se prescribe antes.

¿Con qué periodicidad?

Una vez se inscribe en el programa, la mujer se hace mamografías cada dos años. "Al ser una técnica radiológica, radia el pecho y tampoco es recomendable hacérselas muy a menudo", como explica la doctora Ana Alpuente. En cualquier caso, se utilizan bajos niveles de radiación.

Los médicos valorarán de forma individualizada la periodicidad con la que deben hacerse mamografías las mujeres que ya han superado un cáncer de mama o con antecedentes familiares. En función de las características de la paciente, a veces puede requerirse también la realización de mamografía con ecografía complementaria o Resonancia Magnética de mama.

Las mamografías han demostrado su efectividadentre los 50 años y los 69 años / GETTY IMAGES

¿Cómo se pide cita?

Una vez se llega a la edad de inicio pautada por la comunidad donde se resida, la paciente recibirá una carta informativa en su domicilio que le explica cómo proceder, con la hora y el lugar donde se hará la prueba, además de una serie de recomendaciones prácticas. También puede pedir información en el Centro de Salud o llamando a la Unidad de mamografía que corresponda en cada caso.

Una vez ya se comienza el programa y la mujer se ha hecho una primera mamografía, recibirá una carta recordándole la fecha de su próxima revisión.

¿Dónde se realizan las pruebas?

En esas cartas, además de la fecha, se indica cuál es el centro abscrito al programa al que hay que acudir. Algunas comunidades autónomas, como Extremadura, disponen de unidades móviles que recorren la región y realizan mamografías a las mujeres de aquellas localidades en las que no existe hospital. En Castilla-La Mancha, ponen autobuses a disposición de las mujeres de los pueblos para acercarlas al centro donde se harán la prueba.

¿Cómo se informa de los resultados?

En el caso de que los resultados de la mamografía sean negativos y no se detecte ninguna anomalía -lo que ocurre en el 95% de los casos- el informe se enviará por correo al domicilio unos 15 días después de la prueba. Esa carta incluye la recomendación sobre cuándo realizar la siguiente mamografía.

Si los resultados de la prueba no son claros, el programa se pondrá en contacto por teléfono con la mujer y la citará para realizar otra prueba adicional como una nueva mamografía, una ecografía, una punción con aguja fina (citología PAAF), una biopsia con aguja gruesa (BAG) o, en algún caso, una biopsia quirúrgica.

¿A veces hay falsos positivos?

Este programas de detección precoz se realiza de forma masiva a grandes poblaciones no seleccionadas, ya que tiene como objetivo detectar la enfermedad antes de que se manifieste. "Al ser una prueba de diagnóstico de población tiene falsos positivos pero lo importante es que tiene pocos falsos negativos, que es lo que se pretende: diagnosticar a todo el mundo. A estas pruebas de diagnóstico poblacional se les permite una tasa más alta de diagnósticos positivos para que, en este caso, no quede nadie fuera que tenga cáncer de mama", explica la doctora Alpuente. En caso de dar positivo erróneamente, una segunda prueba descartará el diagnóstico.

Detección precoz de distintos tipos de cáncer / FUENTE: SEOM

¿Hay otras pruebas de cribado similares?

La efectividad del cribado del cáncer se ha demostrado de forma clara en tres cánceres: cáncer de mama, de cérvix (cuello de útero) y colorrectal. Hay algunos cánceres en los que todavía no está clara su efectividad, como el cáncer de próstata o en el de pulmón.

El día de la mamografía

Para hacer la mamografía hay que descubrirse de cintura para arriba, por eso es aconsejable llevar ropa fácil de quitar.

También es conveniente no utilizar talcos, desodorantes o cremas en pechos o axilas el día de la mamografía porque puede afectar a la calidad de las placas.

Recomendaciones generales

Todas las mujeres deben acostumbrarse a hacerse autoexploraciones de las mamas periodicamente. La Sociedad Española de Oncología Médica aconseja hacerlo mensualmente después de la menstruación a partir de los 18 años.

En caso de notar algún pequeño bulto o cualquier cambio o alteración, se ha de acudir al médico, aunque se haya hecho una mamografía hace poco y los resultados sean negativos. En ningún caso esperar hasta la siguiente mamografía pautada.

Para que la detección sea realmente efectiva, hay que hacerse las mamografías que marca el programa cada dos años. No hay que saltarse ninguna si se quiere evitar un diagnóstico tardío.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?