Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los acusados

Oriol Junqueras cumple dos años en prisión acusado de liderar el procés

El dirigente de ERC y Joaquim Forn cumplen este sábado dos años en prisión, ahora ya condenados en firme

La Justicia le ha hecho máximo responsable del procés en ausencia del fugado Carles Puigdemont

Chapa con rostro de Junqueras en el abrigo de Gabriel Rufián /

Este sábado Oriol Junqueras y Joaquim Forn cumplen dos años en prisión por la causa que investigó, enjuició y sentenció el desafío independentista catalán. Dos años en los que el líder de Esquerra Republicana ha sido considerado el máximo responsable del procés en ausencia del fugado Carles Puigdemont y en los que ha pasado de presentarse a varias elecciones desde la cárcel a ser inhabilitado políticamente durante más de una década.

El dos de noviembre de 2017, recién llegado de Bruselas con parte del Govern destituido por el artículo 155, Junqueras pasaba exactamente seis minutos y cuarenta segundos delante de la jueza Carmen Lamela, de la Audiencia Nacional. El exvicepresident de la Generalitat contestaba cuatro preguntas de su abogado, Andreu van den Eynde: dos sobre el dinero invertido en el procés, una sobre su rechazo a la violencia y otra sobre el poco tiempo que había tenido para preparar su defensa.

Ese jueves Oriol Junqueras aseguraba que "todos los gastos han cumplido siempre los preceptos que corresponden", que "no, nunca y jamás" había participado de hechos violentos y realizaba un alegato final: "Insistir en mis convicciones que me impiden cualquier relación con cualquier acto violento". Un minuto después el teniente fiscal Miguel Ángel Carballo pedía la comparecencia que terminaría con su encarcelamiento. 

Unas horas más tarde, Oriol Junqueras iba camino de la prisión de Estremera en un furgón de la Policía Nacional junto con el resto del Govern destituido. "Todo contribuye a la inicial configuración de los delitos que se imputan a los investigados", dijo Lamela en un auto ratificado posteriormente por distintos magistrados del Tribunal Supremo. 

De preventiva a condena firme

Con la fuga de Carles Puigdemont apuntalando su prisión provisional auto tras auto, Oriol Junqueras compareció cuatro veces en el Tribunal Supremo antes del juicio: "Subrayar mi compromiso con el civismo y con la paz", dijo en enero de 2018. "Hubo una actuación desproporcionada por parte de algunas unidades policiales", dijo tres meses más tarde. "Yo amo a España", llegó a decir en su declaración durante el juicio, añadiendo en su alegato final que "lo mejor sería devolver la cuestión al terreno de la política". 

El líder de ERC pasó dos años en prisión preventiva hasta ser condenado a trece años de prisión por sedición y malversación de caudales públicos. Según la sentencia tuvo un "destacado papel" con su "liderazgo reconocido", impulsando el procés desde el Govern con "pertinaz desatención" a los requerimientos del Tribunal Constitucional y lanzando un mensaje "reiterado y consciente" a la ciudadanía: "Defender las urnas, resistencia y oposición a los requerimientos policiales".

Cárcel y elecciones

El periodo carcelario de Oriol Junqueras ha cruzado también varias veces su camino con distintos procesos electorales, algunos todavía vivos por la vía judicial. Encabezó la lista de ERC en las catalanas de 2017, a las generales de 2019 y a las europeas de este último año, pudiendo presentarse pero suspendido las tres veces por su procesamiento en firme por rebelión en aplicación del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Después de diversas negativas judiciales finalmente Junqueras, junto con otros encarcelados del procés, acudió a una cámara a prometer su cargo: como diputado en la Carrera de San Jerónimo de Madrid. "Por el compromiso republicano y como preso político", dijo entonces. "Tenemos que hablar", le dijo al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. 

Junqueras promete el cargo de diputado por ERC en el Congreso / Eduardo Parra (Europa Press)

La sentencia dictada en el último mes por el Tribunal Supremo ha puesto freno a esta carrera política. El líder republicano, que ha llegado a dar mítines desde prisión, ya no está en prisión preventiva sino cumpliendo una condena de trece años de cárcel e inhabilitación absoluta que le dejó fuera de las listas del 10N: no podrá presentarse ni ejercer cargos públicos hasta el año 2032. La Justicia europea estudia si su escaño en el Parlamento Europeo le confiere algún tipo de inmunidad. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?