Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Por qué deberías dejar de imprimir tus tarjetas de embarque

Un experto en ciberseguridad asegura que los datos que aparecen impresos en los pases pueden suponer un riesgo para la privacidad de los pasajeros

Foto de archivo de una persona que viaja. /

Algunas personas se sienten seguras imprimiendo sus tarjetas de embarque. Tener algo físico con lo que poder demostrar su compra es sin duda un cheque fiable. Para otros es simplemente una tradición, una rutina previa que hay que hacer para tener completo el viaje. Pero, ¿alguna vez has compartido en redes sociales una foto con las tarjetas? ¿o las has dejado perdidas en algún lugar a la vista de todos? Los datos que aparecen en ellas podrían suponer un riesgo para la seguridad de los pasajeros. 

Cualquiera de estos "descuidos" puede ser un auténtico regalo para los hackers, advierte un experto en ciberseguridad para la revista Forbes. En un momento donde estamos tan preocupados por la privacidad en Internet, un papel puede parecer una apuesta segura. Pero aquellas tarjetas que no están protegidas son una diana para los hackers, especialmente fácil es el acceso a los puntos acumulados de los viajeros frecuentes. 

Acceder a la cuenta de un viajero frecuente puede ser "fácil"

"No requiere mucha habilidad", dice Caleb Barlow, presidente de CynergisTek, una empresa de ciberseguridad para Forbes. "Todo lo que necesitas es tu nombre, el número de reserva y el número de viajero frecuente. Y esas tres cosas están en la tarjeta de embarque", asegura. Puede haber un par de preguntas de seguridad, pero según él es sencillo encontrar las respuestas mirando en la web. 

"En el cibercrimen, la industria de los viajes es la segunda en cuanto ataques, justo después de los servicios financieros", continúa Barlow. Y según él es porque los hackers han comprendido el valor de los puntos acumulados de los clientes fieles. De hecho, estos puntos se han convertido en una moneda de cambio en el mercado negro donde se intercambian por dinero. Si quizá 100.000 millas tienen un valor legal de 1.700 dólares, en el mercado ilícito las venden por 1.000 o menos. 

Informa Forbes que cuando un hacker se ha hecho con la cuenta tiene dos opciones: o vende la cuenta pirateada o transfiere estas millas o puntos a otra cuenta. En principio, se valen de que los clientes apenas se fijan en la fluctuación de sus puntos, como sí lo harían con una cuenta bancaria. Pero también de lo sencillo que es convertir estos puntos en tarjetas de regalo o viajes que se pueden vender inmediatamente

Recomendaciones básicas

Lo más evidente es no dejar a la vista de muchas personas una tarjeta de embarque, especialmente si viajas con frecuencia. Pero sobre todo no debes publicar tus pases en redes sociales y que lo vean centenares de personas. Porque está ahí toda la información. Si pones un 'hashtag' es aún más fácil de rastrear. 

Por otra parte, también sugieren los expertos llevar la tarjeta de embarque en el móvil. Y si quieres imprimirlas es conveniente que protejas tu cuenta con algún tipo de instrumento de verificación en dos pasos. Por ejemplo, que te envíen un SMS a tu móvil con un código personal e intrasferible. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?