Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Ciencia

El vídeo que muestra, de una forma gráfica, por qué tenemos años bisiestos

El año 2020 contará con 366 días en vez de los 365 habituales

La animación muestra por qué tenemos un año bisiesto cada cuatro años. / YouTube

2020 es un año bisiesto. Por esa misma razón, este mes de febrero contará con 29 días y no con los 28 a los que estamos acostumbrados y acostumbradas. ¿Alguna vez te habías preguntado por qué? Para dar con la solución a esta pregunta tenemos que fijarnos en el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol.

A pesar de que nuestro calendario, el gregoriano, dispone de 365 días, nuestro planeta necesita un poquito más para completar la vuelta a la estrella y completar un año sideral. Concretamente 365,24 días, por lo que cada año se genera un pequeño desfase temporal que aumenta con el paso de los años. Por esa misma razón, y con el objetivo de revertir este desfase temporal, países como España, Italia y Portugal comenzaron a añadirle un día más a febrero desde 1582.

Así se combate el desfase del año bisiesto

Con el objetivo de demostrar por qué tenemos años bisiestos como 2020, el científico de la NASA James O'Donoghue ha publicado un vídeo en su cuenta de YouTube mediante el que muestra, de una forma gráfica y sencilla, cómo se produce este desfase temporal y, sobre todo, cómo se combate. Cada año que pasa, contando desde 2017, hemos ido perdiendo 0,24 días (unas seis horas) respecto al al calendario gregoriano.

Mientras que el calendario se reinicia tras finalizar el 365º día, la Tierra necesita unas horas más para completar la vuelta al Sol. Concretamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,10 segundos (365,242189 días). Por esa misma razón, y para evitar que los años se alarguen por culpa de los bisiestos, los responsables de este calendario decidieron añadir un día más a febrero, el número 29.

Un nuevo desfase temporal y los bisiestos seculares

Sin embargo, y dado que sigue habiendo un pequeño desfase temporal de 0,03 días (unos 45 minutos) el calendario gregoriano divide los años bisiestos en dos. Los seculares, el último año de cada siglo, y los no seculares (el resto). Según recoge este calendario, los seculares solo serán bisiestos en caso de que sean divisibles por 400. Mientras tanto, los no seculares serán bisiestos siempre que sean divisibles por cuatro.

De esta manera, los años bisiestos se producen cada cuatro años, pero nos saltamos uno de cada 100. Ya pasó en el año 1900 y volverá a pasar en el futuro con el 2100 y el 2200. Gracias a ello, el calendario puede revertir este desfase temporal y que los años no se hagan demasiado largos. Si no tuviéramos años bisiestos, las estaciones se moverían hasta siete días cada 29 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?