Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 31 de Marzo de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Decenas de jóvenes marchan de la mano en Tánger y Fez al son de consignas religiosas contra el coronavirus

Dos videos impactantes muestras a ciudadanos en las calles de Fez y Tánger infringiendo el confinamiento mientras gritan: 'Allah es grande', y rezan contra el castigo divino

Cadena SER

‘Allah es grande’, ‘Mahoma es nuestro profeta’ o ‘Allah es el único Dios’ son algunos de los gritos que se escuchan en dos vídeos que circulan en las redes sociales, publicados en el diario electrónico marroquí Le360 cercano al poder, de dos marchas nocturnas durante el confinamiento en Marruecos.

Las imágenes muestran a decenas de personas desfilando de la mano por las calles de Fez y Tánger, rezando y suplicando a Dios que levante el castigo divino del “coronavirus”, durante la madrugada del sábado al domingo desobedeciendo el confinamiento obligatorio dictado por el gobierno marroquí desde la tarde del viernes y provocando la intervención de las fuerzas de seguridad desplegadas en los centros de las ciudades.

Para Marruecos, el confinamiento es el principal remedio contra la propagación del coronavirus. El país está cerrado al exterior desde el viernes 13 de marzo, no hay vuelos nacionales, están prohibidos los desplazamientos en transporte público o privado entre ciudades, y solo una persona por familia o vivienda puede salir a hacer las transiciones diarios con un permiso de las autoridades locales. Todo ello para luchar contra la pandemia COVID-19 y evitar que se propague el contagio, que en el país ya supera el centenar de casos confirmados. Sin embargo, decenas de personas, en su mayoría jóvenes, se saltaron ayer los límites de movilidad impuestos y caminaron por las calles de la mano, por lo que el Estado tomará medidas contra estas marchas.

Desfilando en grupo, gritaron: ‘Allah Akbar’ (Allah es grande) y “La Illaha ila Allah” (No hay otro Dios aparte de Allah). Las imágenes han provocado la desaprobación unánime de los ciudadanos en las redes sociales. “Lo que hicieron ayer en las protestas es producto de la ignorancia; incluso, ‘haram’ (pecado) en el islam”, explica a la Cadena SER un musulmán practicante desde Rabat.

El ministerio del Interior ordenó el martes el cierre de cafeterías, restaurantes, baños públicos, cines y teatros; y además llamó al confinamiento voluntario, al que se unieron marroquíes sobre todo de las grandes ciudades. Entonces, las autoridades locales recorrieron los barrios altavoz en mano comunicando las medidas de seguridad: no dar la mano, ni besarse, simplemente saludar guardando dos metros de distancia. Por su parte, los medios de comunicación y las redes sociales concienciaron a la ciudadanía con vídeos ilustrativos de sensibilización de la pandemia y como combatirla: lavándose las manos y utilizando mascarillas.

Dos días más tarde, el viernes a las 18h. Marruecos decreto el estado de emergencia y confinamiento obligatorio, y desplegó a la policía, las fuerzas auxiliares e incluso al ejército en las ciudades para intervenir en caso de incumplimiento del estado de emergencia sanitaria y de las limitaciones de circulación.

La policía está incrementando sus esfuerzos y doblando su vigilancia para contrarrestar cualquier incumplimiento de las directivas del Ministerio del Interior. Los agentes tuvieron que intervenir el sábado en el barrio Sidi Bernoussi de Casablanca para obligar a los habitantes a regresar a sus domicilios reacios a acatar las instrucciones de confinamiento.

En otras ciudades, como Agadir, el silencio en la noche se interrumpió repentinamente con el himno marroquí entonado por los ciudadanos desde las ventanas llamando a la unidad nacional y la movilización general contra la pandemia. Después se escucharon aplausos en agradecimiento a los esfuerzos que están realizando las fuerzas del orden, las autoridades, el personal sanitario, y todos los que se movilizan y luchan en primera fila.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?