Martes, 01 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Asteroides

La NASA 'captura' un asteroide peligroso

La sonda espacial OSIRIS-REx se acerca al asteroide Bennu con el objetivo de poder aspirar pequeñas rocas y polvo de su superficie. Si la operación de captura termina con éxito, este material será encapsulado y enviado de regreso a la Tierra para su análisis en el año 2023

Recreación del asteroide Bennu.

Recreación del asteroide Bennu. / NASA

El asteroide Bennu está situado ahora a 330 millones de kilómetros de la Tierra, pero, está clasificado oficialmente como "potencialmente peligroso" para nuestro planeta, porque viaja a 100.000 kilómetros por hora y, a finales de siglo, pasará cerca de nosotros y existe una pequeña posibilidad de impacto.

Bennu tiene el tamaño de un rascacielos y esta noche una sonda de la NASA, la OSIRIS-REx, se acercará tanto como para que sus instrumentos pueden aspirar pequeñas rocas de su superficie, que tiene la forma de un diamante.

Javier Licandro es un investigador del IAC, el Instituto de Astrofísica de Canarias, que colabora en esta misión espacial y la califica de "única porque traerá de vuelta a la Tierra material de un asteroide muy interesante".

Análisis de la composicón del asteroide 

Si la operación de captura tiene éxito, este material de la superficie de Bennu se introducirá en una cápsula y se enviará de regreso a la Tierra, donde será analizado para poder determinar su composición e intentar también descubrir si contiene las moléculas que hicieron posible la vida en la Tierra.

La aproximación a la superficie de este asteroide es bastante complicada, porque la sonda tendrá que abrirse camino más allá de una gran roca llamada Mount Doom para poder acceder a un área, que es apenas más grandes que un estacionamiento para coches.

OSIRIS-REx tiene previsto descender hacia el cráter Nightingale (de 16 metros de diámetro) con su brazo robótico extendido y que mide unos 3 metros de largo. Cuando toque el asteroide, su brazo robótico liberará una cantidad de gas nitrógeno, que soplará hacia la superficie, levantando así pequeños guijarros que serán aspirados por un dispositivo de muestreo para su posterior almacenaje.

Un asteroide muy interesante

Lanzada en 2016, la OSIRIS-REx ha costado casi 700 millones de euros. Hasta ahora, sólo dos misiones de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) han conseguido recoger polvo de la superficie de los asteroides y, además, el año pasado se logró también capturar algunas muestras que, ahora mismo, están viajando de regreso a la Tierra para su análisis.

Obtener una muestra directamente de un asteroide ofrece la posibilidad de analizar unas rocas muy especiales, porque son restos de la formación del Sistema Solar hace más de 4.500 millones de años.

Además, en este sentido, Bennu es particularmente atractivo porque puede contener material rico en compuestos orgánicos que pudieron permitir la formación de la vida en la Tierra.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?