Internacional
Boris Johnson

El 'Comité 1922', la fórmula que puede provocar la salida de Johnson si continúa negándose a dimitir

Este órgano del partido conservador británico tiene la capacidad de presentar una moción de censura contra su líder si al menos el 15% de los parlamentarios 'tories' presenta una carta de pérdida de confianza

Boris Johnson en una rueda de prensa / Getty Images

Madrid

Solo Boris Johnson sabe cuánto tiempo es capaz de mantenerse en la situación en la que se encuentra actualmente. Mientras tanto, la oposición en bloque, las encuestas y algunos miembros de su partido continúan acorralándole para que presente su dimisión como primer ministro británico. Sin embargo, si esta táctica no surge efecto, hay otra vía que se puede activar.

El ya denominado como 'PartyGate', debido a las numerosas fiestas que, según han publicado los medios británicos -y confirmó el propio Johnson-, se llevaron a cabo en Downing Street cuando existían duras restricciones para contener la pandemia, no parece suficiente para terminar la carrera de este político conservador. Pero el Comité 1922 sí puede hacerlo, aunque para ello necesita el apoyo de una parte de los diputados de su propio partido. 

Este organismo, fundado un año más tarde de lo que se indica en su nombre, tiene la capacidad de iniciar un proceso interno dentro del partido para deliberar si Johnson continúa o no como líder. Más concretamente, se trataría de una votación entre los parlamentarios conservadores y, en caso de contar con el 50% o más de los votos a favor de su salida, presentarían una moción de censura contra el 'premier', que sería expulsado y por tanto obligado a abandonar su cargo. 

Sin embargo, para que el Comité 1922, también conocido como Comité de Miembros Privados Conservadores, lleve a cabo este proceso electoral interno, al menos un 15% de sus parlamentarios deben presentar ante su presidente, Graham Brady, una letter of confidence, es decir, una carta en la que manifiesten que han perdido la confianza en el líder del partido. En buena parte de los medios británicos remarcan que la cuestión no es si esto va a suceder, sino cuándo, ya que consideran que la rebelión entre los tories es inevitable.

Más información

Quizá lo mas misterioso de todo este proceso es que, hasta que se llega a ese mínimo de 54 cartas, el recuento se mantiene en secreto, por lo que es difícil saber a qué velocidad avanza el motín contra Boris Johnson. Muchos parlamentarios aún no lo han hecho porque están esperando al informe sobre las fiestas en Downing Street que el propio 'premier' ha encargado a Susan Gray, una alta funcionaria con fama de dura e intachable, además de vicesecretaria permanente de la Oficina del Gabinete. 

Tanto Theresa May como Margaret Thatcher fueron sometidas a este proceso durante sus mandatos, la primera debido a sus negociaciones con la UE sobre el Brexit y la segunda por una fuerte oposición interna. Ambas sobrevivieron políticamente a la votación del Comité 1922, pero poco tiempo después tiraron la toalla debido a las dificultades para gobernar con una gran oposición en su propio partido.

Así, mientras se espera a que los parlamentarios conservadores envíen sus misivas al presidente -algunos ya han dicho públicamente que lo han hecho-, Boris Johnson continúa durmiendo en el número 10 de Downing Street. Su último movimiento, con el objetivo de apaciguar la tormenta y desviar la atención, ha sido retirar todas las restricciones levantadas por la variante ómicron, el mismo día que David Davies, peso pesado de los tories y exsecretario de estado para el Brexit en tiempos de Theresa May, le haya dicho en sede parlamentaria: "En el nombre de Dios, váyase".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad