Cómo conseguir que las verduras molen tanto o más que la pasta

La popularidad de los 'zoodles' o espaguetis de verduras se ha disparado en España

Pasta primavera con guisantes y menta ('Espirales de verdura'). /

Se empezaron a poner de moda, allá por 2014, en ciudades como Los Ángeles o Nueva York. Para los que seguían dietas paleo o bajas en hidratos de carbono ofrecían muchas ventajas. Pero las bondades de los 'zoodles' (o espaguetis de verduras) no tardaron en convencer también a celíacos y, en general, a todo aquel que quiera comer más verdura y menos pasta sin renunciar al placer.

La palabra 'zoodle', de hecho, procede de la combinación de 'zucchini' (calabacín, en italiano) y 'noodles' (fideos asiáticos), pero a menudo ya se usa para identificar espaguetis o espirales de cualquier otra verdura: zanahoria, nabo, remolacha... Con un buen 'espiralizador', las posibilidades son casi infinitas

Eva González, responsable de la tienda Cooking Triball, especializada en menaje de cocina y pequeño electrodoméstico, asegura que estos utensilios llevan tres años instalados en el "top ventas" y explica que, aunque "cada vez tenemos más conciencia de cuidarnos", la demanda aumenta después de verano o de Navidad.

En su tienda, donde solo cuentan con productos de gama media-alta, ofrecen dos modelos de la marca alemana Gefu: uno, tipo sacapuntas (26 euros), que admite hortalizas de dos diámetros (calabacín y zanahoria); y otro más grande, ya con manivela (40 euros), que ofrece cuatro tipos distintos de corte y que admite casi cualquier verdura: nabos, manzanas, cebollas, calabazas...

En internet, de todas formas, es fácil encontrar modelos por menos de 20 euros. ¡Incluso ya hay accesorios para robots de cocina! "Sirven para engañar a los niños, pero también que los adultos disfruten de las verduras", señala González. "Si llegas cansado del trabajo, te pones y en dos segundos ya lo tienes".

Muchos cocineros profesionales llevan tiempo recurriendo a los 'zoodles'. El libro Cocina verde de Rodrigo de la Calle, por ejemplo, incluye una receta de tallarines de apionabo con boloñesa vegetal y pesto de huacatay, y otra de tallarines de calabacín a la carbonara. Samantha Vallejo-Nágera, por su parte, también ha compartido su receta de los espaguetis de calabacín con mejillones.

Para quien quiera profundizar en las posibilidades de esta nueva forma de disfrutar de las verduras, de todas formas, Lunwerg acaba de editar en castellano el libro de recetas vegetarianas 'Espirales de verduras', de Anna Helm Baxter. La autora asegura, por ejemplo, que siempre tiraba los tallos del brócoli, pero que desde que usa el espiralizador, se han convertido en su "pasta" favorita.

La obra está plagada de trucos y consejos. "Cuando hacemos espirales con frutas o verduras, al final siempre quedan unos trozos pequeños. Pícalos o córtalos en rojajas y añádelos a la receta, o bien guárdalos para usarlos posteriormete".

La autora propone múltiples platos con espirales crudas, como una "ensalada arcoíris" con espirales de zanahoria y calabacín, o unos espaguetis de manzana y rábano con almendras; también con verduras y hortalizas cocinadas, como los espaguetis de brócoli al pesto, los buñuelos de calabacín y quinoa o las tortitas de patata,; e incluso postres, como los chips de manzana con yogur y miel.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?