Economia y negocios

"Me voy a airear": el enfado de Pedro Sánchez que obligó a parar durante unos minutos la reunión del Consejo Europeo

El presidente del Gobierno aspiraba a salir del Consejo Europeo con una propuesta de "isla energética" temporal con medidas específicas para España y Portugal, algo que finalmente ha conseguido

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Consejo Europeo. / OLIVIER HOSLET (EFE)

Bruselas

La reunión del Consejo Europeo de este viernes ha transcurrido con más tensión de la esperada. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quería que la Unión Europea pactara medidas conjuntas que permitiera rebajar de forma inmediata el precio de la luz, pero consciente de la dificultad de consensuarlas, reclamó que haya al menos ahora instrumentos específicos para España y Portugal. Algo que finalmente ha conseguido al reconocer la UE la 'excepción ibérica' y dejar que España y Portugal adopten medidas propias en materia energética.

Tras las dificultades que se estaba encontrando en la reunión para que sus reivindicaciones fueran escuchadas, en un momento del encuentro se ha levantado y ha abandonado la cumbre para darse un descanso: "Me voy a airear un rato, a ver si encuentran una solución técnica", ha dicho, en referencia a las reticencias de sus propuestas por parte de Alemania y Holanda. Su ausencia ha forzado una pausa en el encuentro. Más tarde, volvía a sentarse de nuevo con el resto de líderes europeos.

Más información

El Consejo Europeo abordaba este viernes el debate sobre la posibilidad de hacer reformas en el mercado de la energía tal y como viene reclamando Sánchez desde hace meses y cree aún más necesario ahora por la guerra de Ucrania. En declaraciones a los periodistas a su llegada a la cumbre, Sánchez agradeció el trabajo de la Comisión Europea y la actitud de su presidenta, Ursula von der Leyen, ante este problema porque en la comunicación hecha pública por esta institución comunitaria se reconoce que no hay una única "solución mágica" para resolverlo.

Nuclear ¿Sí, gracias? | Episodio 6

22:41

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1644335143319/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Varias propuestas

La Comisión Europea planteaba una serie de propuestas, algunas de ellas a iniciativa de España.

En ese debate subrayó que debía tenerse en cuenta que hay una realidad muy específica de la Península Ibérica, que tiene un problema de interconexión con el resto de Europa y es "una isla energética".

En concreto, explicó que España y Portugal sólo tienen un 2,8% de interconexiones de su mercado energético con el europeo, por lo que tienen unas particularidades que dañan a ambos países con el precio del gas. Por ello dijo que los dos países han planteado una "propuesta rigurosa desde el punto de vista técnico, sólida y que no pone en cuestión para nada el funcionamiento del mercado energético europeo".

Topes a las centrales de gas

España y Portugal han planteado poner topes a las ofertas de las centrales de gas natural en el mercado eléctrico. "Es importante encontrar una fórmula que se adecúe a la realidad geográfica y energética de la Península, que es una isla energética", insistió.

Al plantearle si esa solución específica no iba en contra de su defensa de que haya una común ante la factura de la luz y no respuestas diversas, repitió que su deseo es que exista un acuerdo de todos. "Pero siendo conscientes de que eso puede llevar unas semanas, proponemos a los estados miembros que respondamos a la particularidad de la Península", reiteró.

En ese sentido, expuso una hoja de ruta con pasos que "no son incompatibles" y que pasa por adoptar medidas urgentes más alineadas con la realidad geográfica de la Península y su conectividad, después negociar compras conjuntas de gas y, finalmente, abordar una reforma estructural del mercado energético.

Confianza de Sánchez

Sánchez había expresado su confianza en que en este Consejo fuera posible un acuerdo que sea bueno para Europa y para la Península Ibérica y aseguró que asiste a ese debate con ánimo constructivo.

Ante las críticas procedentes de Holanda en las que se llegó a calificar a Sánchez de un "don Quijote" por sus propuestas sobre energía, señaló que "eso son cosas que se leen, pero a mí no me ha dicho nada de eso el primer ministro holandés". No obstante, aseguró entender que haya países que tengan dudas a la hora de adoptar determinadas medidas.

El presidente del Gobierno subrayó que tras esta cumbre el Gobierno aprobará el 29 de marzo un plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania y que incluirá medidas ante el alza del precio de la energía.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad