Últimas noticias Hemeroteca

Todo lo que siempre quiso saber sobre el vino y nunca se atrevió a preguntar

De olfato y de gusto, sentidos esenciales para la cata, no andamos mal del todo, pero... ¿cómo se aprende a catar un vino?

“Todos somos catadores en potencia”. Así de claro lo tiene todo un experto, Cecilio González, coordinador de la Escuela de Catas, Maridaje y Análisis Sensorial de Alicante.

Bueno, esto pinta bien. De olfato y gusto, sentidos esenciales para la cata, no andamos mal del todo, pero… ¿cómo se aprende a catar un vino? “No se aprende catando un vino, se aprende catando muchos vinos...”

A partir de aquí, nos surgen todas las preguntas del mundo. Por ejemplo: ¿por qué es tan densa la terminología del vino? “Las catas están dejando de ser tan filosóficas y poéticas para ser mucho más prácticas y analíticas, donde no hay tanto término ni tanta pedantería”, cuenta Cecilio.

Más dudas: ¿por qué se le da vueltas al vino en la copa hasta marearlo? “El vino cambia mucho cuando se le dan unas cuantas vueltas. Lo que estamos haciendo es un intercambio con el oxígeno que entra en el vino. Al moverlo, el vino evoluciona rápidamente en la copa y se potencian y disminuyen ciertos matices" Vaya, todo tiene su razón de ser... "Lo que no es necesario es coger la copa de manera ostentosa y mover el vino como si no hubiera un mañana para que vean que entiendes de vino” (risas).

Seguimos... ¿Cómo se decanta un vino? Porque, oigan, aunque parece sencillo, también tiene su arte. Con el decantador se puede ‘jarrear’ el vino o ‘decantarlo’, cuenta Cecilio...

En el jarreo, la botella se vuelca de golpe en el decantador para oxigenar mucho el vino. De esta forma, perderá el ‘tufo’ de reducción, sobre todo en botellas muy antiguas que han estado mucho tiempo cerradas o, por el contrario, en botellas cerradas recientemente, en las que el vino está tímido.

Al decantarlo, el vino se vierte con sumo cuidado para que los sedimentos naturales del vino se queden en la botella y evitar que tenga un contacto excesivo con el oxígeno, lo que podría fatigarlo e, incluso, perjudicarlo de manera irreparable, especialmente a los vinos muy antiguos y delicados.

¿Se puede distinguir un vino sin probarlo? ¿Los vinos mejoran con los años o se estabilizan? ¿El tapón, de rosca o de corcho? ¿Cuál es el mejor sacacorchos? ¿Cómo se abre una botella de vino? ¿Y de champán? ¿Cuánto hielo y agua se debe poner en la cubitera? ¿A qué temperatura se sirve el vino?

Como ven, el del vino es todo un universo en el que, como en todo, la experiencia es la madre de la ciencia... Cecilio González nos ha contado todo lo que siempre quiso saber sobre el vino y nunca se atrevió a preguntar:

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?