Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

El cambio climático ya ha modificado el comportamiento de algunos peces del Cantábrico

Según un estudio de Azti, la anchoa ha adelantado su puesta de huevos unos 5 o 6 días por década desde hace 30 años y el calentamiento del agua en el Golfo podría beneficiarla, aunque también perjudicará gravemente a otras especies

El cambio climático ya ha comenzado a cambiar los hábitos de vida de algunas de nuestras especies marinas. Así lo ha constatado el Instituto Azti en un estudio en el que también prevé que el calentamiento del Cantábrico perjudicará a algunas especies y beneficiará a otras, entre ellas la codicada anchoa.

La columna de agua en el Golfo de Bizkaia se ha calentado medio grado en los últimos 30 años. Es un hecho. Y ahora sabemos que este calentamiento, más notable en aguas superficiales, ha provocado ya cambios en algunas especies, como el verdel o la anchoa.

En concreto en el caso de la anchoa el estudio ha constado un adelantamento de su ciclo vital, y esta especie habría adelantado su puesta de huevos unos 5 o 6 días por década desde hace 30 años, tal y como explica el experto en cambio climático de Zti, Guillem Chust.

También el verdel habría modificado sus hábitos reproductivos, aunque en este caso desplazando su área de puesta unos 16 kilómetros por década. Incluso el bonito del norte habría modificado ligeramente sus hábitos y su llegada a nuetsras costas se habría adelantado una media de 3 días desde los años 80.

Unos salen ganando y otros los pierden todo

El aumento de temperatura del agua en el Golfo de Bizkaia tendrá consecuencias decisisvas para las especies, algunas nefastas. Este estudio de Azti realiza también una proyección previendo qué sucederá con estas especies dentro de 50 o 100 años en nuestras aguas. A algunas, como la anguila, se les presenta un futuro complicado, agravando aún más su ya delicada situación y prácticamente condenándola en aguas ibéricas.

En cambio, otras especies podrían incluso encontrarse más a gusto en aguas del Cantábrico si éste sube algo de temperatura. Es el caso de la anchoa, según explica el experto Guillem Chust, las condiciones de temperatura y otras físicas como la salinidad, podrían revertir en un hábitat más idóneo para la anchoa, por lo que su población podría incluso aumentar ligeramente.

La otra gran especie objetivo de nuestros arrantzales, el bonito, capaz de regular su temperatura, no se verá tan afectada por este cambio climático.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?