Últimas noticias Hemeroteca

Las Paellas Universitarias abren sus puertas sin que Valencia las autorice

La organización asegura que cumple los requisitos que niega el consistorio y se enfrenta a una sanción de hasta 300.000 euros

La denuncia de los vecinos de La Punta ha sido archivada

Se espera que más de 25.000 jóvenes pasen por el recinto a lo largo del día

El festival Paellas Universitarias de La Punta ha abierto sus puertas esta mañana de viernes, tal y como estaba previsto, para diez horas ininterrumpidas de fiesta. La promotora mantiene el pulso con el Ayuntamiento de Valencia, que no ha autorizado en ningún momento una cita a la que se espera que asistan unos 25.000 jóvenes.

Eso sí, a esta hora de la tarde, los técnicos del Ayuntamiento están estudiando toda la documentación aportada por la empresa, a partir del nuevo proyecto presentado a los servicios municipales, en que se debe revisar: la seguridad del recinto, en el uso de las instalaciones, urbanismo, emplazamiento, alturas, aforos, superficies, vías de evacuación, pasillos, barreras arquitectónicas, prevención contra incendios o instalaciones eléctricas, entre otros.

Varias patrullas de la Policía Local regulan el tráfico y velan por la seguridad en la zona y en función de lo que se decida desde el área de Espacio Público, de Carlos Galiana, los agentes actuarán o no para proceder a multar a la empresa. Los organizadores se enfrentan a una posible sanción de entre 30.000 y 300.000 euros en caso de que el consistorio determine que incumple la Ley de Espectáculos Públicos de la Generalitat al seguir adelante con el festival sin licencia. El informe de los técnicos, que conocíamos ayer, señala que la promotora presentó la documentación en el Ayuntamiento el pasado lunes 8 de abril, para un evento que se tenía que celebrar cuatro días después. Además, entre esos documentos, no consta un estudio de contaminación acústica. Los técnicos municipales también señalan en su escrito la incompatibilidad del evento con la seguridad del tráfico ferroviario y con la huerta protegida en las inmediaciones de La Punta.

Sin embargo, los organizadores aseguran que el evento cumple con lo que exige la ley para una actividad de estas características, que presentaron los requisitos hace un mes, y explican que han puesto todas las medidas de seguridad para que el festival se desarrolle con total normalidad y evitar problemas mayores de orden público en el caso de que no se hubiesen abierto las puertas del recinto, como botellones incontrolados en el entorno de La Punta o en otras zonas de la ciudad.

Uno de los miembros de la organización, Carles Ortega, explica en la SER que no se trata de ningún pulso: todo está en orden según sus servicios jurídicos y están abiertos a colaborar tanto con las administraciones como con los vecinos.

En paralelo, la denuncia presentada el martes por la asociación vecinal de La Punta, donde pedía la suspensión cautelar de esta fiesta, ha sido archivada y el juzgado de guardia ha considerado que no procedía acordar la paralización solicitada. El juez emplaza a los vecinos a hacerlo por la vía administrativa y no por la penal. El presidente de la asociación de vecinos la Unió de La Punta, Vicente Romeu, critica el "desafío" de la promotora al Ayuntamiento y asegura que volverán hoy mismo a los juzgados a denunciar los hechos.

Romeu asegura que no están en contra de la celebración del evento sino de los accesos que coartan la libertad de movimiento de los vecinos y que no garantizan, dice, la seguridad de los asistentes en caso de evacuación. Por otra parte, el presidente vecinal afirma que la situación es la misma que en 2016, cuando sí se autorizó la celebración del festival, por lo que no entiende las exigencias que hace ahora consistorio.

Por su parte, la asociación de consumidores Facua ha denunciado la organizadora del evento por vender entradas del mismo sin tener la licencia necesaria para realizarlo. La denuncia ha sido presentada ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Generalitat Valenciana. Facua recuerda a todos los usuarios que ya hubieran adquirido las entradas que reclamen a los organizadores la devolución íntegra del precio y que incluyan, de haberla, la comisión abonada a las plataformas de venta y una indemnización por los daños que les hubiera podido ocasionar no acudir al evento.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?