Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 24 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Un sistema desarrollado en la UJA predice la cosecha del olivar meses antes de recogerla

La autora del estudio, que mide las precipitaciones de octubre a diciembre del año previo, la media de las temperaturas máximas de enero a marzo y, sobre todo, los días con máximos de polen en aire, es Fátima Aguilera

Olivar de montaña en la provincia. /

Un sistema desarrollado en la Universidad de Jaén predice la cosecha del olivar meses antes de recogerla. En concreto, investigadores del grupo de Geobotánica y Palinología: aplicaciones al medio natural, liderados por la investigadora y autora del estudio Fátima Aguilera, han elaborado este método que se basa en tres variables: las precipitaciones de octubre a diciembre del año previo, la media de las temperaturas máximas de enero a marzo y, sobre todo, los días con máximos de polen en aire.

El sistema combina los datos y es capaz, según sus autores, de anticipar el volumen de toneladas con una precisión del 89 por ciento, por lo que permite, además de analizar la relación entre la polinización del olivo y el cambio climático, tan unido a la alergia, planificar estrategias comerciales, de marketing, de almacenamiento o de contratación de personal relacionadas con las futuras campañas. 

Los resultados son importantes porque ese nivel de precisión no lo había conseguido ninguno de los métodos anteriores, además de que los expertos obtienen la cifra del volumen total con meses de antelación, concretamente en el mes de julio.

Concentración de polen en aire

De las tres variables que el sistema estudia, la clave resulta los días con máximos de polen en aire. "El número de días con concentraciones mayores de 400 granos de polen de olivo por metro cúbico en aire es la variable que aporta mayor información al modelo estadístico", ha indicado Aguilera en declaraciones recogidas por la agencia Europa Press.

Primera prueba real

Tras años de trabajo y una cantidad importante de datos recogidos, los investigadores han señalado que este verano obtendrán la primera prueba real, ya que hasta entonces los cálculos de cosechas se basaban en observaciones de fruto cuajado en campo.

Ahora, después de este anuncio, los investigadores señalan que el método puede aplicarse a otras regiones olivareras y de similares condiciones climáticas, incluso podrían desarrollarse modelos comarcales, aunque aún faltan datos locales para llevarlos a cabo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?