Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Por qué Segóbriga fue olvidada en el tiempo y cuándo se volvió a descubrir

¿Cómo puede el tiempo llegar a ocultar una ciudad tan monumental? ¿Es cierto que el Monasterio de Uclés se construyó con sillares de la ciudad romana?

Anfiteatro de Segóbriga (Cuenca). /

El 12 de noviembre la profesora de Historia y especializada en Arqueología romana, Rosario Cebrián, directora técnica del Parque Arqueológico de Segóbriga, pronunció su discurso de ingreso sobre la historia del descubrimiento de esta ciudad romana hoy perteneciente al municipio conquense de Saelices. En Hoy por Hoy Cuenca hablamos con ella y nos adelantó algunas curiosidades sobre la historia de este lugar conocido también como el cerro de Cabeza de Griego.

Entrevista con Rosario Cebrián en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Segóbriga fue una ciudad romana de gran importancia en el centro de la península ibérica entre el siglo I y el III de nuestra era. Aún mantuvo su importancia en el Reino Visigodo pero fue abandonada tras la conquista árabe y nunca más se pobló. Los vecinos se agruparon en el actual pueblo de Saelices, donde está hoy en día el Parque Arqueológico que permite descubrir las ruinas recuperadas en distintas excavaciones, sobre todo en las últimas décadas.

Con la Reconquista y repoblación de Castilla, los nuevos asentamientos cristianos ya no se acuerdan de Segobriga. “Existe un documento de la donación a la Orden de Santiago de tierras del paraje de Cabeza de Griego del año 1228 y no se menciona Segóbriga”, relata Rosario Cebrián. “Ese nombre se ha olvidado en la memoria colectiva y eso da lugar a una acérrima discusión sobre dónde está ubicada la antigua ciudad”.

Columnas en el escenario del teatro romano de Segóbriga (Cuenca). / Paco Auñón

Pero ¿por qué una ciudad tan monumental, con teatro, anfiteatro, foro y murallas desaparece completamente de sobre la faz del paisaje? “Por el abandono. A partir de la época tardo romana mantuvo entidad como sede episcopal visigoda, pero a partir de ahí se convirtió en un pequeño establecimiento rural y la población se traslada a Saelices”, explica Cebrián.

Con el paso del tiempo, la ciudad se va desmontando. Se aprovecha la piedra para nuevas construcciones y queda como un lugar en ruinas. “Los propios derrumbes de los edificios acaban convirtiéndose en montañas”, comenta Cebrián. El paso de los años y de los siglos, la lluvia y el viento que arrastra tierras, la vegetación que crece y las generaciones que olvidan, consiguen que aquella ciudad capital del lapis specularis desaparezca por completo.

El Parque Arqueológico de Segóbriga es uno de los más visitados de toda España / Paco Auñón

Cuándo fue descubierta de nuevo

“Existen varios manuscritos en la biblioteca de la Real Academia de la Historia en los que aparece la primera descripción que se hace del cerro de Cabeza de Griego a cargo de Ambrosio de Morales en el siglo XVI y solo ve las cisternas y la iglesia de San Bartolomé”, explica la actual directora técnica del parque arqueológico. “Luis de Lucena pasa por aquí en 1546 y se convierte en el primero en copiar y escribir algunas de las inscripciones que se encontraban en el cerro y, a partir de ahí, resurge el interés por el estudio de las antigüedades en Cabeza de Griego”.

Desde ese dato pasan más de dos siglos hasta una nueva referencia cuando a finales del XVIII se descubre la basílica visigoda. “En la Academia de la Historia se conserva documentación sobre las primeras excavaciones que se realizaron a principios del siglo XIX”, narra Cebrián. “Cuando se volvió a excavar más de un siglo después ya se había vuelto a enterrar todo”.

Siempre se ha dicho que el Monasterio de Uclés se construyó con los sillares de piedra de Segóbriga. Rosario Cebrián también confirma esta teoría “porque tanto el monasterio como el cerro Cabeza de Griego eran de la oren de Santiago y, efectivamente, es un sitio donde se viene a coger sillares. Pero en realidad se cogen piedras y ladrillos para toda la comarca ya que en esa época no se tenía el mismo interés que tenemos ahora por la protección y conservación de los restos arqueológicos”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?